Alcosa urge la retirada de los viejos columpios de Las Monjas

  • Sus hierros cortantes causan accidentes · Incumplen la normativa de seguridad

Comentarios 2

Los viejos juegos infantiles de la Plaza de las Monjas de la barriada del Parque Alcosa, de puro hierro y sobre un suelo de losa doble, no cumplen la normativa andaluza sobre medidas de seguridad obligatorias en estas instalaciones, según el Decreto 127/2001. "El parque lo instalaron los vecinos hace más de 30 años y está impresionante. Lo usan los niños a diario y acaban con cortes en las manos y piernas, y hastas las personas mayores que los acompañan han sufrido heridas por los salientes cortantes", relata Lola Centeno, residente de toda la vida de la plaza y madre de un hijo de siete años.

Los vecinos llevan un año esperando que el Ayuntamiento de Sevilla cumpla el compromiso que adquirió el 19 de noviembre de 2010 de eliminarlos y de colocar unos nuevos sin elementos metálicos y con una superficie blanda más segura sobre la que puedan caer los menores. El gobierno anterior (PSOE-IU) aprobó este compromiso en sesión plenaria, pero la promesa sigue en el aire.

Los residentes han vuelto a plantear el problema al distrito Este-Alcosa-Torreblanca que ahora dirige el concejal delegado Ignacio Flores (PP). El equipo del nuevo gobierno de Juan Ignacio Zoido visitó la zona recientemente y ofreció a los vecinos cumplir con esta promesa pendiente, pero asegura que lo hará a partir de enero de 2012, ya que hasta entonces no se espera que estén aprobados los presupuestos municipales del año que viene.

El distrito ha accedido a eliminar "de inmediato" los elementos del antiguo parque infantil que supongan un peligro y cuando haya presupuesto se invertirá en colocar unos juegos seguros, según informaron fuentes municipales. La idea del delegado es dejar los elementos que estén en buen estado, pero la realidad es que todos los juegos son de hierro y están oxidados, por lo que hay que quitarlos en su totalidad al incumplir claramente la legalidad vigente en Andalucía.

El distrito también ha accedido a cumplir otra reiterada reclamación de los vecinos: la limpieza a fondo de la calle trasera que comunica la Plaza de las Monjas con el colegio concertado Lope de Vega. Según la vecina Lola Centeno, "las botellas rotas, la suciedad y un olor insoportable invaden toda la calle por la que transitan a diario cientos de niños que van al colegio Lope de Vega", que cuenta con 950 alumnos. La dirección del colegio declaró a este periódico que no le constan quejas de padres ni madres sobre la suciedad o el peligro de esta calle peatonal posiblemente porque el centro tiene otras dos entradas principales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios