Arellano acusa al PP de montar un circo mediático por el caso Centrius

  • El consejero lamenta que se ponga en duda el "buen nombre" de la Universidad de Sevilla y el de sus trabajadores

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, acusó ayer al PP de "montar un circo mediático" por exigirle explicaciones "inmediatas y contundentes" sobre la denuncia en su contra por prevaricación administrativa de la Fiscalía Superior de Andalucía.

El antiguo rector y vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla replicó de esta forma al diputado del PP, Jaime Raynaud, quien le exigió en el Parlamento explicaciones por los fondos europeos recibidos para la construcción del Centro Universitario de Espacios Tecnológicos (Centrius) y los efectos que esta investigación está teniendo en la imagen de Andalucía.

"La parte que me compete sobre los fondos europeos no tiene ningún efecto", aseveró Arellano, que opina que el asunto está ahora en el TSJA, "donde tiene que estar y no al albur del tacticismo y oportunismo" político, según precisó.

El popular le recordó que su versión de los hechos "no coincide" con la denuncia de la Fiscalía que habla de "prevaricación y falsedad", y le acusa de "ignorar la ley por una aplicación torcida del derecho". "De ella se desprende que la finalidad perseguida era la adjudicación de una obra a determinados arquitectos profesionales sin justificación y sin urgencia legal", explicó Raynaud. Éste recordó que la obras por las que el consejero ha sido denunciado, desarrolladas en su etapa de vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Sevilla, estaba subvencionada con 17,7 millones de fondos estatales y europeos. "Es preciso que la Universidad se pronuncie pero usted es consejero de Economía y dentro de sus competencias están las universidades, y los presupuestos de la universidad vienen de los fondos públicos de la Junta", recalcó.

Arellano contestó expresando su preocupación por el hecho de que al PP "no le interese" conocer el fondo del asunto para montar un "circo mediático". "Al entrar en política sabía que me convertía en material fungible de la guerra abierta en la que ya no se toman prisioneros. Sepa que me duele que se ponga en cuestión el nombre de la universidad y de los funcionarios sin darles la oportunidad de ser escuchados. En este país hace ya tiempo que acabó la Inquisición", comentó el consejero.

Tras señalar su "máximo respeto" al informe de la Fiscalía, Arellano mantuvo que éste tiene "inexactitudes" que "hubieran sido fácilmente aclaradas" si se les hubiera tomado declaración a los funcionarios o a él mismo. "Estamos todos disponibles tras un año de procedimiento", añadió.

Arellano manifestó que le duele y no puede "tolerar" que se ponga en duda el "buen nombre" de la Hispalense y de sus trabajadores "sin haberles dado la oportunidad de ser escuchados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios