Patrimonio Las últimas lluvias han aumentado el deterioro del mortero de los muros

Arregla la muralla

  • Vecinos y conservacionistas piden al Consistorio que cumpla su promesa de restaurar y fomentar el uso cultural y turístico de los lienzos de la muralla de la Macarena

Comentarios 4

¿Quiere usted un recuerdo original de Sevilla? No debe acudir a ninguna de esas tiendas de neotipismo que proliferan por las zonas turísticas de la ciudad. Mejor diríjase a la calle Macarena y recoja uno de los miles de chinos que se amontonan en su acerado y cuya procedencia no es otra que los lienzos de muralla andalusí que sobrevivieron al progresismo del siglo XIX.

Como un bizcocho, la muralla, atacada por las últimas lluvias, va dejando caer al suelo sus migajas en un proceso que ya ha alarmado tanto a los movimientos en defensa del patrimonio histórico como a los vecinos de la zona. La Comisión Ciudadana de Patrimonio ya ha aprobado el girar una visita oficial para estudiar sobre el terreno este lento morir de la muralla. "La situación de los muros es un ejemplo más del estado en el que se encuentra la zona norte del casco antiguo, que pese a albergar una gran riqueza patrimonial y un gran potencial turístico sigue estando abandonada por parte de las autoridades", afirma Javier Egea, conocido activista patrimonial y portavoz de la Asociación para la Defensa del Patrimonio en Andalucía (Adepa).

Aunque en 2008 el Consorcio de Turismo se comprometió a tener en "dos o tres años" un plan turístico para la zona norte dotado con 30 millones de euros, los vecinos muestran claramente su desconfianza. Ángel Hueso, de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de Pumarejo-San Luis, recuerda que fue el propio alcalde quien, "durante su primer mandato", se comprometió a arreglar la muralla y darle usos culturales y turísticos, algo que hasta el momento no se ha cumplido. "Es cierto que se limpió y se adoquinó el adarve [el camino que se encuentra entre la muralla pequeña y la grande], pero también que después se ha vuelto a llenar de inmundicias y sirve de refugio de indigentes".

Por su parte, David Gómez, de la Asociación Vecinal del Casco Norte de Sevilla La Revuelta, advierte que la degradación de la muralla no sólo se debe a las fuertes lluvias de las últimas semanas, sino a un problema derivado de la técnica de tapial con la que se construyó, consistente en apisonar cal, arena y chinos. "Habría que buscar algún sistema de fijación que no suponga una pérdida de los valores históricos y patrimoniales de la muralla", indica.

David Gómez recuerda proyectos que están a la espera: la utilización como contenedor cultural de la Torre Blanca o la creación de un centro de interpretación del antiguo sistema defensivo de Sevilla en la iglesia de San Hermenegildo. Además, este activista vecinal insiste en la necesidad de hacer visitable la muralla, de crear recorridos seguros por el antiguo camino de ronda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios