El Ayuntamiento cambia la orden de llevar el 'botellón' a la Feria

  • Las quejas de los vecinos de Los Remedios obligan al gobierno local a dar marcha atrás · Ahora la Policía tiene instrucciones genéricas de hacia dónde derivar la movida

Comentarios 5

El Ayuntamiento de Sevilla ha rectificado la orden dada hace unas semanas de derivar a los jóvenes que quieran consumir alcohol en la calle hacia el campo de la Feria. Hasta el fin de semana del 19 y 20 de enero ésta era la directriz que tenían los policías locales encargados de aplicar la ley antibotellón las noches de los viernes y sábados. Ahora, en cambio, se ha sustituido esta instrucción por otra mucho más inconcreta, que consiste en enviar a los jóvenes a aquellos lugares en los que no molesten al vecindario, sin precisar nada más.

Las quejas de los vecinos de Los Remedios tras la publicación en Diario de Sevilla de la orden que tenía la Policía Local de derivar la botellona hacia la Feria puede ser una de las causas de esta marcha atrás del gobierno local. El cambio de instrucciones se ha producido justo el primer fin de semana después de que se conocieran estas directrices internas y de que los residentes en la zona más próxima al recinto ferial expresaran su más enérgico rechazo a esta medida.

La orden de enviar a los jóvenes a la Feria existía ya desde el pasado mes de octubre. El texto de la orden que generó esta polémica es el siguiente: "Se informará al público de que el lugar habilitado para estas actividades se halla en la zona de la contraportada de feria comprendida por las calles Antonio Bienvenida, Curro Romero, Ignacio Sánchez Mejías, Remeros de Sevilla y Rafael Gómez Ortega". Sin embargo, el gobierno local no ha acotado ningún espacio en el que se permita beber, tal y como indica la ley de la Junta que entró en vigor en noviembre del año 2006.

Desde entonces, y tras reiteradas promesas, la capital andaluza sigue careciendo del llamado botellódromo, espacio reservado para la celebración de botellonas del que sólo se sabe que estará ubicado en la bancada de la Expo, en la isla de la Cartuja. No hay ningún plazo sobre su construcción ni tampoco sobre cómo será la explotación de las barras de bar que habrá en este sitio.

Las instrucciones correspondientes al último fin de semana del mes de enero, a las que también ha tenido acceso este periódico, son distintas y ya no se hace mención ni a la Feria ni a ningún otro lugar concreto. "Se informará de que se podrán colocar en aquellos lugares donde no se moleste al vecindario", explica la nueva directriz. El Ayuntamiento trata así de alejar la botellona de las zonas residenciales, pero prácticamente queda a criterio de los jóvenes el lugar al que pueden dirigirse para beber en la calle, ya que no se le indica a los policías ningún lugar concreto en el que se tolere la botellona.

Los agentes sí tienen, en cambio, órdenes precisas de intervenir en una serie de zonas. El servicio contra la botellona se divide en tres dispositivos. El primero está compuesto por dos patrulleros y se encarga de vigilar primero la Alameda -si bien el pasado fin de semana se toleró el consumo de alcohol en la plaza- y después las avenidas Cardenal Bueno Monreal y la Raza.

El segundo equipo se destina al entorno de Viapol y cubre toda la zona de San Bernardo, la Buhaira y Nervión, con especial control sobre la calle Mallén. La tercera dotación de policías es la que se dirige a Los Remedios para controlar la avenida de Carrero Blanco, donde sí hubo rebrotes de botellona el pasado otoño. Una vez disueltas las posibles concentraciones en este barrio, estos agentes tienen órdenes de acudir a la barriada de las Golondrinas, en la Macarena. A lo largo del año 2007, la Policía Local denunció a 1.605 personas por incumplir la ley antibotellón, según la estadística presentada esta misma semana por el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios