Sevilla

El Ayuntamiento ordena que la grúa no retire coches sin presencia policial

  • Una circular de la Policía Local dice que los agentes tienen que estar "físicamente presentes" en la retirada de vehículos · Aussa expedientó a un trabajador que se negó a llevarse un coche sin policías

Comentarios 2

A partir de ahora todas las retiradas de vehículos que haga el servicio de grúa municipal en la zona azul tendrán que tener a un policía local como testigo. Esta forma de proceder, que parece lógica y que además es la que establece la normativa de tráfico, no era la habitual en las calles de Sevilla hasta hace bien poco. Hasta ahora, los policías indicaban qué coches tenían que quedar inmovilizados con un cepo, pero luego no estaban presentes cuando intervenía la grúa. Las actas de inmovilización sí estaban firmadas por agentes de la autoridad, pero no así las de retirada. Esto podría llevar consigo una anulación de las multas en el caso de que los conductores afectados recurrieran la denuncia e incluso alguna medida más contundente contra el Ayuntamiento en el supuesto de que la persona sancionada llevara la multa a los tribunales.

Este modo de actuar derivó incluso en la apertura de un expediente a un trabajador de Aussa -la empresa de capital mixto que gestiona la grúa- que se negó a retirar un vehículo sin la presencia de los policías. Tal y como adelantó en su día este periódico, el gruista decidió no prestar un servicio en Marqués de Paradas ante la posible irregularidad que estaría cometiendo, ya que un trabajador de esta empresa no está autorizado en ningún caso a llevarse un coche sin que algún agente de la Policía lo ordene y lo presencie como testigo.

Para evitar que cosas como ésta vuelvan a ocurrir, la Policía Local cuenta desde el 18 de enero con una circular interna que establece cuál es el protocolo a seguir para los casos de inmovilizaciones y retiradas de vehículos en la zona azul. El documento contiene instrucciones precisas sobre la forma en la que tienen que intervenir los policías, que empieza con entrevistarse con el operador de Aussa y con los trabajadores de la zona en la que se vaya a actuar.

Los agentes tienen la orden de indicar qué coches pueden ser inmovilizados con los cepos y de redactar la denuncia correspondiente por no abonar el importe de la zona azul o aparcar en un lugar prohibido. "La unidad de inmovilización actuará siempre con el criterio de los agentes actuantes y no de otra forma", indica la circular. Esta instrucción sí se estaba cumpliendo antes de que se emitiera la circular.

A continuación se explica que la pareja de policías tiene que estar "físicamente presente" en el momento de la retirada de los vehículos, "hecho que se produce en torno a las 13.00 horas en el turno de la mañana y a las 20.00 en el de la tarde". La nota también incluye la instrucción de que tanto "la orden de retirada como la de inmovilización será dada por la pareja actuante u otro (agente) que fuese requerido". Es aquí donde se ordena expresamente que se cambie el procedimiento para que ningún vehículo vuelva a ser retirado por la grúa sin la presencia de algún agente de la Policía Municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios