El CSIF reivindica una comisión contra el acoso laboral en el SAS

  • La central creará una plataforma en septiembre para apoyar a las víctimas

Comentarios 4

Ante la "escalada" de presuntos casos de mobbing o acoso laboral cometidos en centros del Servicio Andaluz de Salud (SAS) que están llegando al CSIF, este sindicato ha vuelto a pedir a la Consejería de Salud una reivindicación ya histórica: la creación de un protocolo y una comisión antiacoso en la que se aborde esta lacra. Mientras tanto, el gabinete jurídico del CSIF estudia nuevas denuncias por presuntos casos de maltrato laboral ante los juzgados; y en septiembre la sección de Sanidad de esta central, que preside el doctor Fernando Castelló, tiene previsto crear una plataforma de apoyo a las víctimas "para facilitarles el proceso a la hora de denunciar".

Castelló explica que "en la mayoría de los casos, las víctimas tienen miedo a las posibles represalias y no se atreven a denunciar la persecución y el acoso al que se ven sometidas en sus puestos de trabajo". De este modo, las víctimas padecen situaciones de maltrato que se eternizan y corren el riesgo de sufrir cuadros de ansiedad y depresión. El presidente de Sanidad en el CSIF advierte que estos problemas "se están detectando tanto en puestos ocupados por trabajadores eventuales como en las plazas fijas logradas por oposición". En los primeros casos los acosadores, que "suelen ser jefes mediocres", utilizan el temor a la no renovación de contrato; y en los puestos fijos, impidiendo la promoción o mediante traslados forzosos, entre otras medidas de presión.

Según la Asociación de Víctimas del Acoso y el Maltrato Laboral (Avamla) la incidencia del mobbing en los trabajadores de la Administración se eleva a un 22% de las plantillas. Uno de los últimos casos que el CSIF tiene previsto denunciar en los tribunales lo sufre un técnico del Grupo A que atesora 30 años de trabajo en distintos puestos del Servicio Andaluz de Salud. Este profesional, que prefiere permanecer en el anonimato, relata que sufre dificultades para desempeñar su trabajo desde hace cinco años. "Al comienzo me colocaron en un puesto para el que no estaba preparado, distinto a mi especialidad. Durante años reivindiqué mi especialidad, sin éxito. El año pasado caí enfermo y estuve de baja. Cuando me incorporé trataron de aplazarme las vacaciones. Este año he vuelto a recaer en la enfermedad. El estado de ansiedad es muy alto. Al volver de la baja por ansiedad me han apartado de mis funciones", explica este profesional que aún desconoce cuál será su próximo puesto en el centro en el que trabaja.

La última tropelía que denuncia: "Pedí dos horas un día para realizar un trámite burocrático, pero al parecer la persona responsable no llegó a ver esta solicitud. Cuando ese día llegué dos horas después a mi puesto tras realizar el trámite, me amenazaron con un expediente disciplinario por falta muy grave", añade. El CSIF explica que este hecho no debe considerarse ni siquiera como falta leve. En los casos de faltas disciplinarias muy graves el SAS puede suspender de empleo y sueldo al trabajador.

La sección de Sanidad del CSIF advierte además, a través de un comunicado, que "en los momentos actuales de crisis económica el miedo a la no renovación de un contrato o a que te retiren una comisión de servicio son el caldo de cultivo para que los acosadores campen a sus anchas".

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios