Cae en Sevilla parte de una banda que usaba avionetas para introducir droga

  • Los narcotraficantes, dirigidos por un piloto de líneas aéreas, tenían seis avionetas para introducir droga desde África, un laboratorio para tratar hachís y un arsenal de armas.

Comentarios 5

La Guardia Civil ha detenido en Sevilla a nueve de las doce personas acusadas de formar una banda de narcotraficantes que disponía de seis avionetas para introducir droga desde África a España, entre ellos el cabecilla de la red, un piloto de vuelos transoceánicos de una línea aérea comercial.

La red, que utilizaba aeródromos y pistas forestales de Andalucía para eludir el control de las fuerzas de seguridad, estaba lista para empezar a traficar con cocaína, indicaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

Las detenciones en la provincia de Sevilla empezaron en febrero pasado en las afueras de Brenes, donde se apresaron a tres españoles y dos franceses con 400 kilos de hachís.

En marzo se detuvo a una mujer tras registros en una vivienda de Sevilla Este y otra de la Barriada Palmete, y más tarde se apresó a un piloto colombiano en la casa de Umbrete (Sevilla) en la que residía.

Las dos últimas detenciones ocurrieron en la autopista entre Cádiz y Sevilla durante un control de la Guardia Civil montado en Los Palacios (Sevilla), donde apresaron al cabecilla de la red y a la persona que viajaba con él, han apuntado las fuentes.

Según ha informado el instituto armado, la red estaba dirigida por un piloto de líneas aéreas de gran experiencia, J.G.M., que ha sido detenido, junto a otros once integrantes de la red.

La banda, formada en su mayoría por ciudadanos españoles, franceses y colombianos, contaba con seis aeronaves y los agentes han incautado 21 armas entre fusiles de asalto, subfusiles y pistolas, además de documentación y estupefacientes.

La operación policial, denominada "Ládano", se ha desarrollado en las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y Madrid.

La primera fase de la operación se inició en noviembre del año pasado cuando un grupo de investigación de la Guardia Civil del puerto de Huelva tuvo conocimiento de la existencia de varios narcotraficantes que podrían estar introduciendo hachís desde África hasta España.

A finales de febrero de este año se procedió a la detención en la provincia de Sevilla de los españoles J.P.T., de 40 años; F.J.P.T., de 34 años; M.D.D., de 32 años, y de los franceses A.H., de 34 años, y S.L., de 32 años, a los que se les intervinieron 400 kilos de hachís introducidos por la organización por vía aérea.

Asimismo, se desmanteló un laboratorio donde la droga era molida y mezclada con productos químicos para hacerla indetectable ante de posibles controles policiales.

Tras esta primera fase, los agentes averiguaron que había varios miembros de la red que aún no habían sido detenidos, entre los que se encontraba un experimentado piloto de aerolíneas comerciales.

Este grupo había adquirido nuevas aeronaves de gran velocidad y autonomía de vuelo para emplearlas en el transporte de cocaína, utilizando las rutas ya conocidas por la red para de introducción del hachís en España.

A raíz de estas nuevas investigaciones, ha caído el cabecilla de la red, de nacionalidad española; un segundo piloto de origen colombiano y el empleado de un aeródromo de la provincia de Huelva que, al parecer, facilitaba las operaciones.

Entre el material intervenido se encuentran seis aeronaves -King Air, Piper Navajo y una Cessna 206- intervenidos en el aeródromo de Trebujena (Cádiz), así como tres avionetas Cessna, localizadas en el aeródromo de Évora (Portugal).

A ello se suman 16 coches de alta gama y cuatro motocicletas de gran cilindrada, 210.000 euros en efectivo, joyas, material informático y navegadores GPS.

La red disponía también de un inmenso arsenal compuesto por dos fusiles de asalto -un Kalashnikov y otro de fabricación suiza-, tres subfusiles ametralladores, seis pistolas -algunas provistas de silenciadores-, revólveres, escopetas y rifles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios