El Casco Norte diseña un plan propio de movilidad ante el fracaso municipal

  • Los vecinos están llamados hoy a buscar soluciones para que el peatón gane espacios que no invadan los coches

Comentarios 2

Con calles estrechas y sinuosas como San Luis, Castellar, Divina Pastora o Baños, por citar sólo algunas, el Casco Norte de Sevila sufre un grave problema de movilidad y falta de espacio público que impide a los niños jugar en la calle, a los mayores descansar al aire libre en un banco y a las familias dar un paseo tranquilo sin toparse con un coche. Automóviles, peatones y bicis comparten las mismas zonas de paso y el peatón es el más perjudicado.

Para solucionar este caos que no acaba de solventar el Ayuntamiento, la asociación de vecinos La Revuelta y Arquitectura sin Fronteras organizan hoy sábado (de 11:00 a 15:00 en el Palacio Marqueses de la Algaba) una jornada abierta a los vecinos de todas las edades y puntos de vista (niños, adultos y mayores) dirigida a diseñar un plan de movilidad urbana para el Casco Norte de Sevilla en respuesta al "fracaso" de la mesa de Movilidad convocada por el Ayuntamiento y que "no funciona", aseguran. Las dos asociaciones lamentan que no hay interés real del gobierno local por que los vecinos y entidades participen con propuestas de movilidad que mejoren la vida de sus barrios, que impone los temas que se van a tratar y que avisa con muy poca antelación sin tiempo a preparar nada. El Consistorio promete que después de la Feria convocará otra reunión de la mesa de Movilidad, donde debe abordarse la solución consensuada que ponga fin al colapso de la calle Baños.

Germán López y Soraya Salas, portavoces de Arquitectos sin Fronteras y La Revuelta, defienden que las personas sean prioritarias en el espacio común y su reflexión es que los coches no deben pasar por todas las calles del barrio, sobre todo por las vías estrechas que obligan al peatón a pegarse a la pared y a encoger la barriga para que no espere el conductor, como sucede en casi toda esta parte del centro. "Peatones, ciclistas y coches no tienen que pasar por el mismo sitio; hay ciudades modernas que ya se están replanteando esto y destinan unas calles al peatón y otras a los vehículos", apunta Germán, arquitecto de profesión.

En San Luis, la reurbanización -aparte de olvidar los bancos para sentarse y los árboles de sombra- ha empeorado la seguridad al ganar velocidad los coches. Así pues, para proteger a los escolares a la salida del colegio La Salle se han tenido que colocar vallas fijas en la acera. Incluso el sentido único de la ronda histórica ha llenado el Casco Norte con más tráfico que lo cruza para evitar dar un rodeo.

En las jornadas se diagnosticará la situación y se buscarán los proyectos que la solucionen. Se colgará en la web de la Revuelta para consulta vecinal. El 2 de abril en la Casa del Pumarejo se verán los resultados y la hoja de ruta con medidas que presentar al distrito, "que debe demostrar que le interesa la participación", recalcan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios