Chaves respalda a Viera a una semana del congreso provincial

  • El secretario general de Sevilla sitúa a siete miembros en la Ejecutiva · Los críticos quedan reducidos a la mínima expresión en la dirección · Caballos se mantiene en el Federal

Comentarios 6

El pasado viernes, en la primera jornada del XI Congreso del PSOE-A, los más destacados integrantes del sector crítico de los socialistas sevillanos buscaron de forma indisimulada y sonrientes las cámaras de los fotógrafos, un gesto cara a la galería que encabezaron el alcalde de la capital, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la consejera de Justicia y Administración Pública, Evangelina Naranjo. Con él pretendieron ofrecer una imagen propia y bien diferenciada de unidad y fortaleza en un congreso clave para sus aspiraciones. Ayer, sin embargo, la foto final fue para el sector oficialista encabezado por un sonriente José Antonio Viera, secretario general en la provincia: a una semana de la celebración del congreso en el que será reelegido ha colocado en la Ejecutiva del PSOE-A a siete representantes, más que ninguna otra provincia, y ha reducido a la mínima expresión la representación de los críticos.

Pasaban varios minutos de la una de la madrugada del domingo cuando Viera compareció ante los periodistas para anunciar los nombres de los sevillanos elegidos para la Ejecutiva, si bien la composición final de ésta no estuvo lista hasta pasadas las 4.00. En la relación de nombres aparecían dos sorpresas: Emilio Carrillo, delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla -que ha contado con el aval expreso de Chaves- y que el lunes había sido destituido por Monteseirín como portavoz del gobierno local, y Carmen Tovar, alcaldesa de Castilleja de la Cuesta, que pasa de secretaria del área Municipal a Relaciones Institucionales, una salida honrosa para resolver la profunda crisis por la que atraviesa su gobierno municipal. Su sustituto será elegido tras el congreso provincial.

El resto de la lista de sevillanos con mando en plaza en la Ejecutiva son Antonio Gutiérrez Limones, en Economía, Innovación y Tecnologías; Miguel Ángel Vázquez, Comunicación; Verónica Pérez, Igualdad; Lahbib Chebbat, Inmigración; y Elia Maldonado, vocal.

Esta última, aunque ayer fue aplaudida por los críticos cuando subió al escenario del Palacio de Congresos de Granada, no puede considerarse como miembro activa de este sector y, de hecho, no participó hace semanas en el acto de apoyo a Demetrio Pérez como aspirante a candidato a secretario general. De la nómina de la Ejecutiva se cae Luis Navarrete, vicepresidente ejecutivo de Cajasol y cuñado de Monteseirín.

Tampoco estarán los críticos en el Comité Federal, donde sí se mantiene junto a Viera y Susana Díaz el ex portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, José Caballos, antiguo hombre fuerte del partido en la provincia y que representa la otra ala crítica del partido, si bien mantiene más diferencias con el sector de Monteseirín que con el de Viera.

El secretario provincial, José Antonio Viera, mostró ayer su satisfacción por el resultado obtenido en el congreso y la representación del PSOE de Sevilla, "la provincia con más militantes y que más votos ofrece en las elecciones".

Viera recordó que la lista de delegados con la que acudió la provincia al congreso regional fue unitaria, por lo que "no cabe hablar de oficialistas y críticos", aunque el pulso se mantiene.

Los números siguen estando del lado del secretario general y existen dudas fundadas sobre las posibilidades de Demetrio Pérez de poder alcanzar el 25% de los avales de los delegados para poder presentarse como candidato. De los 166 delegados de Sevilla que acudieron al Congreso clausurado ayer, sólo 11 pueden ser atribuidos a los críticos, quienes a lo largo de todo el fin de semana han hecho evidentes intentos por hacerse oír y notar, especialmente con la participación de Zapatero el viernes y la ministra Bibiana Aído el sábado.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín se cae del comité federal, pero sí estará presente en el comité director, máximo órgano de dirección del PSOE-A entre congresos, al ser inscrito como cabeza de lista.

Emilio Carrillo es desde ayer vocal en la dirección regional. Su nombramiento representa una suerte de blindaje ante la posibilidad de que Sánchez Monteseirín, con el horizonte del congreso provincial que se celebrará el próximo fin de semana, intente rodearse en el Consistorio de un equipo de fieles natos y prescinda de él como portavoz adjunto del grupo socialista. No en vano, ayer, en una entrevista publicada por La Razón, Monteseirín le acusaba directamente de actuar "en clave sucesoria" de Manuel Chaves junto a los alcaldes de Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, Francisco Toscano y Antonio Gutiérrez Limones. Para Viera, Carrillo es un dirigente "no suficientemente aprovechado" que debe trabajar codo con codo en el área económica de la Ejecutiva junto a Gutiérrez Limones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios