Colectivos sociales reclaman el uso de la antigua fábrica de sombreros

  • Colectivos sociales, vecinales y de artesanos han entrado en la antigua fábrica de sombreros, junto a la calle Castellar, para reclamar el uso del edificio, abandonado desde hace casi una década, como espacio socio-cultural y de acogida de talleres de artesanos

Comentarios 8

Un veintena de personas han ocupado esta mañana la antigua fábrica de sombreros de la calle Heliotriopo (zona San Luis) para reclamar el uso del edificio, abandonado desde hace casi una década, como espacio socio-cultural y de acogida de talleres de artesanos.

Hasta la antigua fábrica, situada en una calle que hace esquina con Castellar, se han dirigido numerosas personas hasta alcanzar el medio centenar de ocupantes, según confirmaron a Efe fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía se han desplazado hasta el inmueble para identificar y denunciar a las personas que han participado en la ocupación del edificio, para lo cual han roto una pared, según las fuentes gubernamentales.

Los 'okupas' han enviado a mediodía un fax a la Subdelegación del Gobierno anunciado sus intenciones, una actividad que este departamento no autoriza, han apuntado las mismas fuentes. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno indicaron a Europa Press que estos 'okupas' están informando de que cuentan con el permiso de la Delegación del Gobierno para llevar a cabo esta acción, algo que desmienten rotundamente, puesto que es "ilegal".

Desde la Subdelegación del Gobierno se ha comunicado al propietario de la antigua fábrica de sombreros lo ocurrido en su inmueble.


Edificio pendiente de expropiación

La acción se enmarca dentro de la "Semana de Lucha Social", convocada por sindicatos y organizaciones políticas y sociales, que comenzó el viernes 25 de abril y que culminará con una manifestación el Primero de Mayo, han informado en un comunicado. Denuncian que "mientras el ayuntamiento promete espacios de uso público en cada solar, cientos de inmuebles continúan degradándose en espera de proyectos que nunca llegan o son privatizados para satisfacer la vorágine especulativa".

Este inmueble está proyectado por el PGOU de Sevilla como equipamiento socio-cultural y espacio para talleres de artesanos en su primer cuatrienio de aplicación. Sin embargo, entre la aprobación inicial y final del documento "la administración ha recortado casi la totalidad del espacio dedicado a actividades artesanales", critica la nota.

La presión de la especulación inmobiliaria "sigue acosando los corrales de artesanos característicos de la ciudad, como el corral de la calle Castellar, los talleres del Pasaje Mallol u otros lugares típicos que están siendo desalojados", añade. Hasta hoy se sigue sin intervenir el edificio o iniciar las acciones para llevar a cabo su expropiación, mientras que los artesanos del casco antiguo "continúan siendo desalojados por la presión especulativa e inmobiliaria", asegura.

Según la nota, el edificio "permanece en el más absoluto abandono mientras el Ayuntamiento despilfarra sus recursos en proyectos faraónicos (con su máxima expresión en los Parasoles de la Plaza de la Encarnación)".

Para desalojar a los "okupas" es necesario que el dueño del edificio denuncie lo ocurrido ante los juzgados, desde donde debe emitirse la orden al Cuerpo Nacional de Policía para culminar el desalojo, algo que no ocurrirá "de un día para otro", han señalado las fuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios