día internacional del voluntariado El testimonio de un voluntario

Comprometidos con un mundo más solidario

  • Gonzalo Fernández y miles de sevillanos dedican varias horas a ayudar a los demás

Comentarios 3

Gonzalo Fernández Regidor, sociólogo de 58 años destinado al programa de salud mental del Servicio Andaluz de Salud, es uno de los miles de voluntarios de Sevilla que dedican varias horas de su jornada diaria a trabajar por los demás. Toda su familia está sensibilizada con la ayuda desinteresada: su mujer fue muchos años psicóloga en el Teléfono de la Esperanza y su hijo de 18 participa en las donaciones urgentes internacionales.

Su historia merece contarse en el Día Internacional del Voluntariado que se cumplió ayer. Después de casi dos décadas formando parte como socio de cinco ONG (Intermón Oxfam, Hermanas de la Caridad, Medicus Mundi, Amnistía Internacional e Intervida) y de convertirse en especialista en Cooperación Internacional, este sevillano nacido en Cuenca ha dado un paso más. No practica ninguna religión, pero le guían los valores fraternales del cristianismo.

Se ha sumado este año a Compromiso Digital, una iniciativa de voluntariado promovida por la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía que pretende acercar las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a toda la sociedad andaluza, especialmente a personas mayores e inmigrantes. Gonzalo es el socio andaluz número 2.000 de Compromiso Digital. "Además de aportar dinero quería comprometerme personalmente y dar más porque soy muy privilegiado y muy rico: tengo más de lo que necesito. Hacía años que me rondaba, pero siempre encontraba excusas", relata con franqueza.

Ayer por la tarde le tocaba enseñar en la sede de Amor de Dios a un inmigrante el manejo de las nuevas tecnologías y le emociona echar una mano a los mayores para que no se queden aislados. Su aportación varía desde enseñar a manejar una cámara digital, un ordenador y un móvil. Los centros cívicos, y otros edificios públicos también acogen este tipo de iniciativas.

La crisis económica y los recortes presupuestarios han tocado seriamente la aportación de las administraciones a las ONG y han desbordado a muchas organizaciones que no dan abasto para atender, como Cáritas, Cruz Roja y otras. Gonzalo añade que la crisis también está sirviendo para que muchas personas y familias donde no falta el empleo y que no están notando los efectos de la crisis se lancen a ayudar a los demás que están mucho peor. Este voluntario recomienda encarecidamente hacer aportaciones a través de microcréditos que financien proyectos en países necesitados (más información en www.kiva.org).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios