Sevilla

Condena al SAS por "discriminar" a una enfermera embarazada del Virgen del Rocío

  • La sentencia del TSJA es firme y obliga al hospital a readmitir a la enfermera en el mismo puesto de trabajo.

Comentarios 1

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha condenado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) por comportamiento discriminatorio por razón de sexo con una enfermera del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, a la que no se renovó su nombramiento por su condición de embarazada.

La sentencia, que es firme y para la que no cabe recurso contra la misma, obliga al hospital a readmitir a la enfermera en el mismo puesto de trabajo con abono de sus retribuciones desde el 1 de enero de 2006, fecha en la que se interrumpió su relación laboral con el SAS, según informó hoy en una nota la asesoría jurídica del sindicato de enfermería Satse-Sevilla, que se personó en la causa.

Este sindicato explicó que la enfermera venía trabajando de forma continuada desde el año 1998 con nombramientos encadenados para trabajar en el mismo puesto al ser eventual estructural.

Con esta circunstancias y de conformidad a los principios constitucionales, la sentencia considera que la situación de esta profesional es a todos los efectos la de un interino, situación que sin embargo se interrumpe el 31 de diciembre de 2005 sin causa o motivo que lo justifique, más allá de su situación de baja maternal que se produce a raíz de dar a luz con fecha 27 de diciembre de ese mismo año.

La sentencia del TSJA plasma que pese a la baja maternal la enfermera no fue cesada al dar a luz sino que se mantuvo en situación de incapacidad. Sin embargo, una vez expirado el contrato es cuando la Administración decide "con exclusiva razón de la baja maternal de la recurrente, no volver a designarla poniendo fin a los derechos que le correspondían a partir de la reciente maternidad", medida que no se aplicó al resto de sus compañeros que se encontraban en idéntica situación contractual, "salvo por la circunstancia de la baja por maternidad".

Ante esta situación, el Alto Tribunal expone en su sentencia que la decisión de la Administración de no renovarla se produjo no por motivos profesionales, "sino exclusivamente como consecuencia de que estuviera en situación de baja por maternidad", sostiene el Satse.

Por este motivo, el TSJA afirma que el SAS ha incurrido en un "comportamiento discriminatorio por razón de sexo contrario al artículo 14 de la Constitución", por lo que reconoce el derecho de la enfermera a ser nombrada nuevamente "en fecha 1 de enero de 2006 en el mismo puesto de trabajo que ocupó hasta el día anterior, con los efectos económicos y administrativos que resulten procedentes desde dicha fecha".

Ante esta sentencia, Satse lamentó que "la política de igualdad que tanto se pregona desde la Junta de Andalucía, en la práctica sean los Tribunales los que tienen que velar por su cumplimiento".

Finalmente, Satse consideró que, "por coherencia, estas actuaciones deberían conllevar que los cargos directivos del Hospital Virgen del Rocío, tanto del director-gerente como del director de Enfermería, fuesen puestos a disposición de la dirección del SAS y de la Consejería de Salud, ya que es imposible que quien ha permitido una actuación de esta índole continúe ejerciendo un cargo directivo sin la lógica sospecha de posibles vulneraciones posteriores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios