El Consejo quiere más poder en los nuevos estatutos

  • Arranca el proceso de redacción de los nuevos preceptos

Unas normas más procedimentales y funcionales para darle más poder a la junta superior. La comisión que trabaja en la redacción de los nuevos estatutos del Consejo de Cofradías tiene bastante definidas las nuevas líneas en las que se deben basar las reglas que marquen el modo de funcionar de la institución en un futuro y que, aunque no hay prisas, el Consejo quiere que se voten antes de que se agote el actual mandato.

El presidente del Consejo, Adolfo Arenas, reconoce que a la hora de otorgar más facultades de decisión a la junta superior podrían surgir algunas tiranteces con las hermandades, que son muy celosas de su poder: "El Consejo será lo que las hermandades quieran que sea, pero si quieren que exista tenemos que darle la posibilidad de que sirva para algo. Necesitamos potestad para poder decidir en determinados asuntos, si no, nos convertimos en un mero órgano de gestión".

La comisión de trabajo, que se está reuniendo de manera periódica, ya ha definido algunos aspectos importantes en las nuevas reglas de juego de la institución, como la naturaleza jurídica y sus fines. Además, están en permanente contacto con la delegación de asuntos jurídicos del Arzobispado "para que nos asistan en las líneas generales".

En el Consejo son conscientes de que la asamblea de hermanos mayores -que tiene que aprobar la reforma- podría echar para atrás los nuevos estatutos si se recortan sus poderes. Arenas quiere ganar tiempo y, por ello, pretende llegar a ese último paso con el plácet del Arzobispado, que es la instancia última que debe dar el visto bueno: "Si ya estamos de acuerdo cuando lleguemos a la asamblea, todo será mucho mejor".

Uno de los aspectos fundamentales del nuevo texto serán las competencias y atribuciones de los miembros de la junta superior y de cada sección: "Aunque sean delegadas, pero lo que no puede ocurrir es que nos encontremos con situaciones en las que no podemos actuar porque no sabemos cómo hacerlo".

Los estatutos actualmente vigentes datan del año 1987. Son los más longevos que ha tenido el Consejo. "Ya no nos sirven. La sociedad ha experimentado cambios muy radicales. No sabemos a qué norma acudir. Hay lagunas muy grandes y muchas veces no encontramos los caminos para solucionar los problemas, y eso nos lleva a comportamientos erráticos", reconoce el presidente del Consejo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios