El Conservatorio Macarena avisa a los padres del riesgo de derrumbe

  • Las deficiencias del edificio ya han provocado el realojo de los alumnos de tres aulas

Comentarios 3

El estado de los centros educativos de Sevilla sigue dando que hablar. A los de enseñanza obligatoria se suman ahora los conservatorios de música. El primero en dar la voz de alarma fue el Cristóbal de Morales, cuya comunidad educativa lleva años pidiendo la creación de un único centro, ya que sus alumnos y profesores se reparten en tres sedes, dos de ellas con graves deficiencias. Ahora le ha tocado el turno al Conservatorio Elemental de Música Macarena, en la calle Becas, donde la dirección ha enviado una circular a los padres de alumnos para avisar del grave estado en el que se encuentran las instalaciones, lo que hace imposible garantizar la seguridad de sus ocupantes.

El edificio en cuestión data del siglo XVII, formaba parte del convento de Santa Clara, con el que colinda, y lo constituyen dos naves, una central y otra anexa, que es la que presenta las mayores deficiencias. A lo largo de su historia sólo se le conoce una restauración en profundidad, que se acometió a principios de la pasada centuria para adaptarlo a colegio. En los últimos años se le han realizado pequeñas intervenciones para reparar ciertos desperfectos que, según el director del conservatorio, Ignacio Pérez, "no han solucionado la raíz del problema, que se encuentran en la techumbre, que es la que habría que cambiar".

Desde que comenzó el curso se ha tenido que realojar a los alumnos de tres aulas. El traslado más reciente se produjo la semana pasada, cuando los técnicos de la Consejería de Educación aconsejaron clausurar la nave anexa ante los desprendimientos de cascotes que se habían producido. Esto conllevó a tener que adaptar la sala de espera de los padres a un nuevo uso, lo que encendió la alarma de alerta entres las familias que tienen hijos matriculados en este centro.

Ante dicha situación, el director se ha visto obligado a remitir una circular a los padres en la que afirma que "no se garantiza la integridad de elemento estructural alguno en el edificio, así como la plena seguridad de sus ocupantes, por cuanto no contamos con estudio o informe escrito alguno por parte de técnicos cualificados que certifiquen este extremo". Ignacio Pérez señala al respecto que el último objetivo del citado escrito es "crear alarmismo". "La dirección del conservatorio sólo ha querido informar de la situación actual, los técnicos han afirmado que no existe riesgo de derrumbe, pero no han redactado ningún documento que así lo acredite. En tales condiciones no podemos asegurar nada", indica el director del centro.

La situación que viven otros centros educativos no es ajena para este director, quien incide en que "sabemos que nuestra enseñanza no es obligatoria, por lo que las inversiones para mejoras que llevan reclamando colegios e institutos desde hace años tendrán que llegar antes a ellos, pero nuestra situación requiere una respuesta inmediata". Aún no se sabe cuándo se acometerá la reforma. Lo único cierto es que si hay otro incidente se clausurarán las clases.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios