El Macero

Contribuyentes sin derecho a información

Comentarios 0

A cinco euros el trayecto

En Tomares más de uno debería ir preparando ya la cartera. La cosa va desmadrada. La idea del alcalde, José Luis Sanz, de construir un teleférico para comunicar Sevilla con la localidad va a salirle a los vecinos, si alguien no lo remedia, por un ojo de la cara. Tan delicada es la situación que, en los pasillos del Consistorio, prefieren no dar muchos detalles al respecto. Pero los primeros números, que están hechos aunque guardados bajo siete llaves, arrojan un dato llamativo: el trayecto aéreo entre Tomares y Sevilla saldría por un precio que oscilaría entre los 4 y los 5 euros. Una cantidad más que considerable, sobre todo teniendo en cuenta que el teleférico de Sanz llevará en realidad a una parada de transporte público desde la que, a su vez, los usuarios tendrían que volver a transbordar (pero pagando otro billete). Claro que el municipio podría subvencionar dicho título de viaje para que saliera más barato al personal, pero ¿tiene Tomares fondos suficientes para semejante propuesta? ¿Casa esto además con los fundamentos de gestión municipal del PP? Hay quien dice que el regidor, dada la coyuntura, pretende que parte de esta enorme factura salga de los fondos del Consorcio de Transportes, lo que implicaría, de lograrse, que todos los sevillanos metropolitanos asuman el gasto de su particular proyecto electoral. Otra cosa es que le salga la jugada. La Junta no está por la labor. Parece más dispuesta a hacer un tranvía para garantizar la conexión de Tomares con Sevilla, pero el nuevo regidor, igual que no quiso Factoría de las Artes, tampoco quiere un tranvía. "Mejor un Metro", dice. La cuestión es que la Junta dice que el coste de este hipotético subterráneo no se justifica ni por asomo con el flujo potencial de usuarios. Así que puede darse una paradoja: o los vecinos de Tomares pagan cinco euros por bajar a Sevilla volando o siguen cogiendo, como hasta ahora, el autobús. A ver qué pasa.

De prensa (local) nada

Dejamos el territorio metropolitano y volvemos a la capital. Sus salidas del Consistorio hispalense no fueron comparables, pero sí es muy similar la actitud que ambos adoptaron ante la nueva etapa vital abierta tras la experiencia municipal. Si el anterior portavoz del PP, Jaime Raynaud, estuvo meses y meses sin ojear la información local en la prensa diaria, más por orgullo de caballero que por inquina (que era para tenerla, la verdad, pero con alguien teóricamente muy cercano), lo mismo le está pasando a la ex portavoz municipal de IU, Paula Garvín, que desde que ha vuelto a su plaza de docente en un instituto de la Macarena se ha negado en redondo a leer periódicos, al menos las secciones locales. ¿Por vergüenza o desmarque de lo que sus herederos hacen dentro del gobierno municipal? "Yo, más que nadie, creo en la rotación", dice la profesora que hizo del carril-bici y de los presupuestos participativos sus principales banderas, y que, incluso en sus tiempos como teniente de alcalde, le daba más a los pedales que Torrijos, por mucho que éste pose ahora con la bici.

Todos con Toscano

Los capitulares de Dos Hermanas no dudaron esta semana en suspender la junta de gobierno de cada viernes para apoyar con su presencia física al primer edil nazareno, Francisco Toscano, en el acto de su reelección como presidente de la FAMP. Doble unanimidad la cosechada por el alcalde. Dentro y fuera. Ya quisieran otros. ¿Verdad?

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios