Desalojado sin incidentes el antiguo colegio San Bernardo ocupado

  • Los arquitectos municipales determinarán cuál es la situación de conservación y seguridad del edificio. Los vecinos piden que se dote de uso público.

Comentarios 5

El desalojo del antiguo colegio público San Bernardo, ubicado en el número 42 de la propia calle San Bernardo y ocupado desde hace años como "centro social ocupado y autogestionado", ha transcurrido finalmente con "suma tranquilidad". Con la calle San Bernardo cerrada al tráfico rodado, la Policía Local y la Policía Nacional han entrado en el edificio después de que unos operarios rompiesen las cerraduras de su puerta principal y el Ayuntamiento hispalense ha recuperado el control de este inmueble cuya titularidad ostenta. 

Durante la operación, marcada por un fuerte despliegue policial formado por unos 30 agentes y la presencia de los medios de comunicación, no se hallaba presente ninguno miembro de los colectivos sociales que hicieron del edificio un espacio para "la acción político-social, la generación de alternativas contraculturales y de ocio desde la autogestión y la autonomía, el desarrollo colectivo, el aprendizaje y la crítica", según figura en el propio blog del centro social. 

Después de que unos operarios bregasen con las cerraduras del portón principal del edificio, la entrada en el mismo se produjo sin incidente alguno y el Ayuntamiento ha recuperado así este edificio de su titularidad. El director general de Seguridad del Ayuntamiento hispalense, José Antonio de la Rosa, ha explicado después a los medios de comunicación que "la mayoría de los vecinos" del barrio de San Bernardo estaba "en contra" de que el edificio estuviese en manos de estos colectivos. mediando diversas "quejas" al respecto.

Examen arquitectónico

De la Rosa ha explicado que un equipo de arquitectos municipales se encargará ahora de elaborar un "estudio técnico" sobre las condiciones de conservación "y seguridad" del edificio, tras lo cual el Ayuntamiento habrá de resolver qué "uso" dar al inmueble. "Si una asociación o colectivo tiene interés en usar un edificio municipal, debe consensuarlo con el Ayuntamiento", ha enfatizado insistiendo en que primero procede una "evaluación" del estado del edificio para determinar después su destino. 

Fue el pasado mes de diciembre cuando la junta local de gobierno aprobó la recuperación del colegio público San Bernardo, ocupado sin título alguno desde hace años como "centro social ocupado y autogestionado". Mediante aquel acuerdo, el Ayuntamiento requería a los ocupantes del inmueble el desalojo voluntario del mismo "en un plazo de cinco días", advirtiendo además de que el desalojo sería consumado "por los propios medios" del Consistorio en caso de no mediar una salida voluntaria. 

En ese sentido, y según un documento oficial del secretario general del Ayuntamiento de Sevilla, Luis Enrique Flores, emitido el 25 de abril, una sentencia dictada el pasado 20 de marzo por la sección tercera de la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) "otorga autorización para la entrada a fin de cumplir lo previsto en dicho acuerdo", extremo que revoca un auto previo del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número ocho de Sevilla. 

Los vecinos piden que se dote de uso público

El Colectivo de Entidades y Asociaciones de San Bernardo, que dice contar con el respaldo de "más de un centenar de vecinos, asociaciones deportivas, peñas y entidades culturales del propio barrio" hispalense de San Bernardo, ha celebrado este viernes el desalojo.

En un comunicado, esta asociación felicita al Ayuntamiento de Sevilla, al distrito Nervión y a la Policía "por su ejemplar actuación de desalojo", y ha señalado que tal extremo "era una petición que los vecinos de San Bernardo reclamaban desde hacía años, obteniendo una y otra vez la callada por respuesta". Así, han mostrado su satisfacción por el hecho de que, "finalmente, se haya llevado a cabo el desalojo". 

Además, ha negado la imagen pública, "totalmente falsa, que se ha intentado transmitir de un colectivo okupa que, lejos de convivir pacíficamente, durante años ha causado molestias y situaciones de tensión entre los vecinos de San Bernardo". En este sentido, el colectivo de San Bernardo ha asegurado que "no es cierto que centro estuviera abierto al barrio, puesto que sólo se permitía el acceso a sus afines mediante contraseñas", y añade, "el centro se encontraba permanentemente cerrado, pero, eso sí, con una molesta actividad interior de músicas, ruidos y gritos durante toda la madrugada". 

"No es cierto que este centro okupa estuviera puesto al servicio de los vecinos, ya que, por ejemplo, la Asociación Cofrade de la Abnegación solicitó la cesión de un espacio para guardar sus enseres y se les dio como respuesta que ellos eran una asociación anti-Cristo", afirma el colectivo de entidades y asociaciones de San Bernardo. Asimismo, han insistido en que "tampoco es cierto que se realizaran actividades culturales, puesto que constantemente los vecinos han tenido que soportar conciertos de rock, fiestas o botellonas; dejando en la calle el reguero de orines, botellas o basuras". 

Finalmente, han instado al Consistorio hispalense a que habilite y dé un uso compartido a dicho edificio, tal y como aseguran haber reclamado en más de una ocasión. Las entidades vecinales, culturales y deportivas afirman haber expresado su necesidad de contar con un espacio para su uso y disfrute, "pero esta vez abierto realmente al barrio". De la misma manera, este colectivo cree que esta ocasión es, "por fin, la definitiva para contar con este espacio que ha sido injustamente robado a San Bernardo durante tanto tiempo". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios