Detenido por supuestos maltratos físicos y abusos sexuales a su tía anciana

  • El hombre, que ya contaba con antecedentes policiales previos por delitos similares, se había hecho cargo del cuidado de la mujer.

Comentarios 1

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a M.V.R., de 43 años de edad, acusado de maltratar a su tía, una anciana de 79 años, con la que residía y de la que se había hecho cargo para su cuidado. 

Según informa la Policía en un comunicado, la mujer supuestamente había sufrido, además del maltrato físico y psíquico, abusos sexuales, económicos, amenazas y se encontraba mal alimentada y sin medicar de lo que se deduce su situación de abandono, llegando incluso a pedir auxilio continuamente ante las agresiones de su sobrino. 

De los hechos se tuvo conocimiento por los vecinos, que decidieron avisar a los servicios de emergencias "ante la situación de maltrato continuado a la que estaba sometida la mujer y tras el último episodio en el que se temió por su vida". 

Una vez que los agentes se personaron en el lugar, se entrevistaron con los vecinos que aportaron testimonios sobre la situación diaria de la anciana y de "los maltratos cometidos por su sobrino sobre su persona tales como amenazas continuas, golpes, insultos, mala asistencia alimenticia y sanitaria así como abuso económico". 

Además, algunos vecinos afirmaron haber visto a su vecina con el cuerpo amoratado por los golpes y que en numerosas ocasiones se escuchaba a la misma pedir ayuda, al mismo tiempo que suplicaba "¡Por favor, no me pegues más!" dirigiéndose a su sobrino. 

Tras conocer estos hechos, los agentes han detenido al sobrino de la anciana y, tras comprobar el estado de ésta, que presentaba una aspecto de "abandono y desnutrición", así como con partes de su cuerpo amoratadas, solicitaron la intervención de los Servicios Sociales y Sanitarios para prestar la atención debida a la mujer. 

De esta forma, el arrestado, que ya contaba con antecedentes policiales previos por delitos similares, fue puesto a disposición de la autoridad judicial; mientras que, por su parte, a la anciana se le prestó la atención debida y actualmente se recupera favorablemente. 

La Policía recuerda que en la mayoría de los casos de maltrato a personas de la tercera edad es común que, a priori, no se reconozca por parte de las víctimas la situación de malos tratos debido al temor que tengan a la persona que las cuidan, por sentimientos de culpa, vergüenza o chantaje emocional, por lo que es fundamental la intervención del entorno cercano del anciano -vecinos, amigos, familiares- para la detección de estos hechos. 

En ocasiones, según explica, para detectar este tipo de violencia contra las personas mayores o su situación de abandono es necesario prestar atención a distintos indicadores personales del propio anciano -lesiones, actitud ante el cuidador, depresión, temor, malnutrición- o las del propio domicilio como la higiene de las estancias donde se encuentra, prestando especial atención a la presencia de objetos que puedan ser utilizados para golpear, amenazar o limitar los movimientos al anciano. 

Así, la Policía añade que las instituciones públicas cuentan con un "sistema eficiente en el cuidado de las personas mayores víctimas de abusos o maltrato, pero en lo que respecta a la detección es de vital importancia la colaboración de la ciudadanía para avisar de situaciones en las que un anciano pueda estar siendo maltrato". 

Por ello, ya existe un teléfono de Atención a las Personas Mayores: 900 858 381, cuyo servicio es gratuito y funciona las 24 horas del día para atender a los ancianos y para alertar sobre abusos a los mismos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios