corpus 2018

A Dios por el color

  • Cerezal realiza un cartel en el que hace gala de su estilo impresionista

José María Jiménez Pérez-Cerezal, Juan Carlos Cabrera y Joaquín Sainz de la Maza, junto al cartel del Corpus. José María Jiménez Pérez-Cerezal, Juan Carlos Cabrera y Joaquín Sainz de la Maza, junto al cartel del Corpus.

José María Jiménez Pérez-Cerezal, Juan Carlos Cabrera y Joaquín Sainz de la Maza, junto al cartel del Corpus. / josé ángel garcía

A Dios por el color. José María Jiménez Pérez-Cerezal se mantiene fiel a su estilo. En cada una de sus creaciones no ha olvidado ese sello personal que los especialistas han calificado como posimpresionista. Lo hizo en otros carteles y lo ha hecho en el que sirve para anunciar el Corpus de 2018, el cual fue presentado ayer en el Ayuntamiento hispalense por parte del concejal de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, y en presencia, entre otras autoridades, del presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, Joaquín Sainz de la Maza.

Ese estilo tan personal se traduce en centenares de pinceladas de color, propias de la escuela impresionista y posimpresionista, con el fauvismo y el puntillismo como referentes. Es el color el que da forma. Las líneas las dibuja el color. Toda estructura parte del color. De ahí que esta obra reciba el título de Dios está agradecido de que haya color.

El pintor ha elegido como motivo central el Altar del Jubileo donde bailan los seises

Al margen del color, el cartel del Corpus destaca también por su temática. No hay calle, sino interior. El protagonista absoluto es el Altar del Jubileo donde se celebra el pontifical en la mañana del Corpus y en el que los niños seises bailan ante el Santísimo. El monumento realizado por Juan Laureano Pina es el punto de fuga, el centro de atención de todo el que mira la obra. Por encima de él, el cuadro que pintó Alfonso Grosso por el centenario del dogma inmaculista en el que aparece el rostro de la Macarena.

El cartel está realizado con la técnica de acrílico sobre tabla y pan de oro. Según Cerezal, el objetivo que ha perseguido al incluir el punto de fuga en la parte superior es "huir de la representación más clásica del Corpus en la calle". "Quiero invitar a Sevilla a mirar hacia arriba, hacia un cielo muy particular y personal", aseveró este pintor de 45 años afincado en Valencina de la Concepción.

Un cartel fiel al estilo de Cerezal, un sello que se convirtió en la mejor apuesta del Ayuntamiento cuando le encomendó la obra. "Cuando realizamos este encargo confiamos plenamente en Cerezal porque somos conscientes de la trayectoria que tiene como cartelista, además de la calidad de su trabajo", explicó el concejal Juan Carlos Cabrera.

La presentación del cartel es el prólogo de la que antaño era la fiesta más importante que se celebraba en la ciudad. Cabrera resaltó que, por segundo año, se trabaja con una comisión de artistas, comerciantes y representantes del Consejo de Hermandades para que el Corpus sea "la fiesta que la ciudad merece".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios