Una Ejecutiva a la medida sin ningún crítico

  • Susana Díaz seguirá y gana poder y Villalobos será el nuevo presidente

Comentarios 1

Ni uno está entre los elegidos. No han conseguido más que algunos puestos menores, casi de relleno, en el Comité Director, un órgano del PSOE de Sevilla de relevancia relativa y con demasiados componentes oficiales como para ser tenido en consideración como un foro real de decisión.

El reparto del poder diseñado por José Antonio Viera para afrontar la nueva etapa que se abre en el seno de los socialistas sevillanos, que obtuvo un respaldo del 89,8% en la asamblea del pleno del congreso, no incluye a ninguno de los representantes más conocidos del sector crítico, que hasta 24 horas antes intentaron armar una lista alternativa a la oficialista. Viera ha hecho una Ejecutiva a su medida en cuyo núcleo duro aparecen representantes de todas y cada una de las familias que le han dado su apoyo para ganar el congreso. Todos los demás han quedado fuera. De hecho, apenas si ha tocado la estructura de poder en el partido. Y, pese a los rumores que apuntaban a una supuesta defenestración o táctico ascenso -la patada hacia arriba; en concreto hacia una vicesecretaría- de Susana Díaz, la polémica secretaria de Organización, lo cierto es que el líder socialista ha dejado en sus puestos a casi todos los grandes referentes oficialistas.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ocupará a partir de ahora la presidencia del partido. Un cargo honorífico (sin rango ejecutivo) que hasta ayer mismo era el lugar de Monteseirín por su condición de alcalde de Sevilla. Villalobos, que era vicesecretario general en la anterior etapa, pasa ahora a la cúspide como recompensa por el apoyo institucional brindado desde la Corporación Provincial a la lista oficialista.

Las dos vicesecretarías generales (ocupadas hasta ayer por Celis y Villalobos) desaparecen de la nueva Ejecutiva. Tras Viera no hay otra sombra en el organigrama socialista más que Susana Díaz, que no sólo no desaparece del escenario de poder en el PSOE, sino que consolida su puesto como número dos y, de paso, coloca a militantes de su confianza, como el edil Alberto Moriña. La renovación de nombres es abundante (en relación a un 60%) pero la composición denota un intento de recompensar todos los apoyos cosechados. Desde Gutiérrez Limones a Copete, aunque por vía indirecta. Vuelve a entrar en la cúpula Carmelo Gómez, ex edil destituido por Monteseirín y antiguo ex vicesecretario, e Inmaculada Muñoz. Y están alcaldes como Antonio Casimiro, de Mairena del Alcor; Antonio Maestre, de Los Palacios, encargado del área metropolitana, y Francisco Javier Fernández, de La Rinconada, que se encargará de la Política Institucional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios