El casco norte urge la reforma de Feria, San Luis, Calatrava y Baños

  • Los vecinos piden que las aceras y la calzada estén a la misma altura para que el peatón gane espacio y que se estudie la restricción de tráfico a vehículos de no residentes

Comentarios 3

Que la ciudad son sus barrios es un hecho, pero no es tan frecuente que los vecinos se impliquen en mejorar el lugar donde viven. Los residentes del norte del casco histórico sí están muy implicados en el diseño de su barrio. Tanto es así que han diagnosticado la situación actual de la movilidad y los espacios públicos, y elaborado una serie de propuestas para hacer más habitables sus calles y espacios a los habitantes de todas las edades.

Hasta los niños han participado en este diseño proponiendo caminos seguros porque quieren ir caminando solos al colegio sin riesgo de ser atropellados por los coches. Los vecinos reclaman que se reduzca el tráfico de vehículos en el horario escolar de entrada y salida en las vías donde hay colegios.

Las conclusiones se elaboraron en unas recientes jornadas organizadas por la asociación de vecinos La Revuelta y Arquitectura Sin Fronteras, en el Palacio de los Marqueses de la Algaba, en la que participaron medio centenar de vecinos, incluidos niños repartidos en seis mesas de trabajo.

Pulse para ampliar

En el capítulo de accesibilidad, el deseo de los vecinos es que se acabe con el conflicto entre coches, peatones y ciclistas en cuatro calles principales que necesitan una reforma urgente: Feria, San Luis, Calatrava y Baños. La solución: reurbanizarlas para convertirlas en calles de plataforma única, es decir, con aceras y calzada a la misma altura con vistas a ganar espacio para el peatón. Y, apartir de esa reforma, limitar el uso del coche en algunas vías donde sólo se permita el tráfico de residentes o acceso a garaje, con el objetivo de crear un circuito de calles con prioridad peatón-bici, explican Soraya Salas y Rosa Estrada, portavoces de La Revuelta.

En Feria la propuesta va más allá y apunta, además, a que se eliminen los aparcamientos laterales en superficie y se permitan únicamente los necesarios para la carga y descarga del mercado de abastos, lo que acabaría con el caos actual de tráfico y coches mal aparcados y permitiría el paseo de los vecinos.

En San Luis, que se reurbanizó en el mandato de Zoido, proponen restringir el tráfico en favor del transporte público, peatón y bici, aumentar los pasos de cebra, la señalización y los árboles de sombra.

En Calatrava, otra de las calles conflictivas por la saturación del tráfico que quiere acceder al centro desde la Barqueta, reclaman además más pasos de cebra.

En Baños piden que, aparte de convertirla en una vía con aceras y calzadas a la misma altura, se peatonalice en el tramo donde se estrecha a la altura de San Vicente hasta la Gavidia. Esa petición coincide con la idea del Ayuntamiento, que contempla peatonalizar el tramo final de la calle Baños desviando el tráfico por San Vicente hasta Cardenal Cisneros. Pero antes el Consistorio tiene que cerrar el diseño final con los vecinos y demás colectivos en la Mesa de Movilidad que debe reunirse después de Feria, según el Ayuntamiento, y atender la petición de los residentes de que se hagan obras de reforma en San Vicente antes de desviar el tráfico de Baños.

En el capítulo de movilidad, otra solución que reclaman los vecinos para hacer más habitable el casco norte es limitar el tiempo aparcamiento y el paso de vehículos a no residentes, como se hizo con el plan de tráfico del centro en el mandato de Monteseirín, un plan que los vecinos quieren que se rescate o al menos que se estudie esta posibilidad.

Otra propuesta apunta a aumentar las salidas de tráfico rodado del barrio y, dentro del casco norte, priorizar el paso de transporte público, peatón y bici.

Respecto a la ronda histórica que cincunda el centro, reclaman que se estudie esta vía hoy repleta de tráfico para darle un diseño más amable para el vecino y que este cambio contribuya a disminuir la intensidad de vehículos que transitan por la ronda para atravesar el centro.

Aparte de las cuatro calles de reforma prioritaria, en las jornadas vecinales, organizadas por la asociación de vecinos La Revuelta y Arquitectura Sin Fronteras, se señalaron otras vías que necesitan una restricción de tráfico: el entorno del Arco de la Macarena, Trajano, Castellar, Divina Pastora, Hermano Secundino y Socorro.

En el Arco de la Macarena la propuesta es organizar mejor el tráfico y abrir más espacios a los peatones y bicis. El Ayuntamiento tiene un proyecto de reforma para la zona pero no lo ejecuta.

En Trajano se pide restringir el tráfico al transporte público, peatón y bici. En Castellar, hacerla peatonal de Correduría a Feria, al ser un tramo muy estrecho donde no caben coches y peatones. Hay dos calles para las que se plantea hacerlas peatonales: Divina Pastora y Hermano Secundino, esta última integrándola, además, en la plaza José Luis Vila. Para la calle Socorro (de San Román a San Marcos) la propuesta es que tenga aceras y calzada en plataforma única.

Todas estas reclamaciones en movilidad se completan con peticiones de reforma sobre una treintena de espacios públicos y plazas del Casco Norte que necesitan mejoras para que sean lugares donde resulte agradable estar y se acabe con la privatización de los espacios con veladores que ocupan toda la plaza. Del listado de plazas (ver la infografía adjunta) la prioridad de los vecinos es que se haga un estudio serio de ellas y, para empezar, que el Ayuntamiento actúe con urgencia primero en Calderón de la Barca (trasera del Mercado de Feria) y luego en San Andrés, Santa Marina y los Terceros. Todas las propuestas se podrán ver en una próxima exposición. Esperan que el Ayuntamiento las tenga en cuenta y convoque a los vecinos en horario no laboral para debatirlas en la Mesa de Movilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios