El Gran Poder estará tres horas en la calle antes de llegar a Santa Rosalía

  • Se instalarán vallas en la Plaza de San Lorenzo y en Cardenal Spínola, donde la Policía controlará el acceso de público

Comentarios 2

Máxima expectación. El traslado que tendrá lugar mañana de las sagradas imágenes de la Hermandad del Gran Poder al convento de Santa Rosalía, debido a las obras de reforma y mejora que se acometerán en la basílica, cuenta con unas perspectivas de asistencia que la corporación de la Madrugada y el Cecop califican de "masivas". Por tal motivo, será necesario el control policial y la instalación de vallas. Se estima que durará cerca de tres horas.

Las puertas de la basílica se abrirán a las 11:30. Previamente -a las 10:00- se habrá celebrado una misa ante los sagrados titulares a la que sólo tendrán acceso los hermanos que participen en el cortejo y las representaciones de las hermandades del Silencio, la Macarena y Santa Genoveva, que han sido invitadas al traslado. Esta tarde será la última ocasión para contemplar al Señor en su basílica, hasta su regreso, previsto para principios de diciembre.

Una vez que salga de la basílica, el recorrido continuará por el pasillo central de la Plaza de San Lorenzo (acotado por vallas), Conde de Barajas, Jesús del Gran Poder, Las Cortes, Plaza de la Concordia, Plaza de la Gavidia (por el lado de la sede de la Consejería de Justicia), Cardenal Spínola y entrada en el convento de Santa Rosalía. En la confluencia de Cardenal Spínola con Baños y la Gavidia también se habilitarán vallas y se establecerá un control policial que restringirá el acceso de público a la última parte del recorrido una vez que se haya aforado por completo. Según Rafael Pérez, director del Cecop, no se activará el numerus clausus como ocurre durante Semana Santa en algunas calles, sino que no se permitirá la entrada de más personas a Cardenal Spínola cuando esta calle se encuentre completa.

Aunque no hay una hora fijada para la entrada, la corporación baraja que sobre las 14:30 el Señor llegará a la que será su sede provisional durante los próximos meses.

El cortejo se abrirá con la cruz de guía escoltada por dos faroles. Lo compondrán un total de 200 hermanos y hermanas mayores de 14 años portando cirios, que se distribuirán en 50 parejas precediendo al Señor y otro medio centenar delante de la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso. Las andas serán portadas por más de 150 hermanos de ambos sexos, que se organizarán en 7 relevos. Para participar en el traslado se han recibido más de 1.000 solicitudes. El hecho de que la concesión de la papeleta de sitio y el orden en la composición dependa de la antigüedad ha provocado que la fecha mínima de inscripción sea el año 1983, a partir del cual no se podrá formar parte del cortejo. En él -además de la cruz de guía- se integrarán el estandarte corporativo, la presidencia delante de las andas del Señor, la cruz basilical que abre el cortejo de la Virgen, el libro de reglas y la presidencia de la andas de la Dolorosa.

Para esta ocasión el Señor del Gran Poder lucirá túnica lisa y el exorno floral de sus andas lo compondrán claveles rojos. La Virgen del Mayor Dolor y Traspaso presenta una de las curiosidades de este traslado, al ir ataviada con el manto bordado sobre tisú celeste que la corporación de San Lorenzo ha solicitado a la Hermandad de la Macarena. Se trata de una pieza que estrenó la Dolorosa de San Gil para el triduo celebrado con motivo de su coronación canónica, en el año 1964, y que también luce la titular letífica de dicha corporación, la Virgen del Rosario. Esta prenda fue restaurada, precisamente, el año pasado.

La luz, la hora, el día (no se prevé ninguna inclemencia meteorológica) constituyen, por tanto, una ocasión histórica para ver al Gran Poder por la mañana. La última vez fue en 1965.

1965

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios