Heineken culmina el traslado de su fábrica a la Finca de la Caridad

  • La planta de Nervión dejó de funcionar el pasado jueves con la paralización de la última línea de envasado de cerveza

Comentarios 1

En sólo dos días, el centro de la ciudad Sevilla ha perdido dos de sus industrias más emblemáticas. Altadis se ha ido definitivamente con el cierre de su planta de Los Remedios y Heineken también ha echado el cierre definitivo a su fábrica de Nervión, aunque en este caso es simplemente un traslado a sus nuevas instalaciones junto a Torreblanca, que permitirán aumentar la producción de la compañía y "convertir a esta zona del sur de Europa en uno de los centros de gravedad de la cerveza", según explicaron ayer fuentes de la empresa.

En la tarde del pasado jueves dejó de funcionar la última línea de envasado que la empresa aún mantenía en sus instalaciones de la avenida de Andalucía, "con lo que ya se puede considerar oficialmente que la fábrica no está en funcionamiento y que todo el proceso de producción de la cerveza está ya en la nueva fábrica", explicaron estas mismas fuentes. Tan sólo queda, por el momento, una maltería, el lugar donde se coloca la cebada que se utiliza en la producción de la cerveza, que también será trasladada en las próximas semanas. El traslado se ha culminado en estos días debido al descenso en el ritmo de producción que se produce por la caída también en la demanda.

No obstante, el fin de la producción no supondrá la marcha total de Heineken de este punto de la ciudad. La empresa mantendrá una parte del edificio para albergar su sede principal, sus oficinas centrales y la sede de la Fundación Cruzcampo en la parte del edificio que da a la avenida de Andalucía. El resto de los suelos pasarán a manos de la inmobiliaria que los ha comprado para desarrollarlos urbanísticamente a través de un proyecto que será diseñado por los estudios de afamados arquitectos internacionales. En principio, el acuerdo entre las dos entidades fijaba marzo para la entrega de la parcela.

Heineken culmina así un proceso de traslado a la denominada Finca de la Caridad -cerca de la cárcel de Sevilla II- que comenzó a finales de 2006 y en el que ha ido moviendo de manera paulatina sus diferentes líneas de fabricación de la cerveza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios