José Gestoso se levanta por segunda vez por la mala ejecución de la obra

  • A petición de los comerciantes, el Ayuntamiento obliga a la constructora a acabar con las abundantes losetas levantadas que provocan caídas. A mitad de julio se inician los trabajos.

Comentarios 4

Caminar por la calle José Gestoso es pisar un terreno movedizo donde las losetas se levantan y suenan a cada paso, o bien tropieza uno con escalones que forman las uniones entre unas y otras por la deficiente ejecución de la obra. Ésta es la realidad constatada por este periódico y la queja de sus comerciantes desde que se acabó la reurbanización de esta céntrica vía hace menos de un año, a finales de 2015. Dado que la situación ha empeorado con las lluvias de esta primavera, el gremio ha elevado sus lamentos a la asociación Alcentro hasta lograr que el Ayuntamiento de Sevilla de Juan Espadas obligue a la empresa adjudicataria a corregir la situación. Lo hará porque la garantía de la obra era de un año y sigue vigente.

Así pues, la calle volverá a levantarse este verano, aunque sea parcialmente, en la segunda quincena de julio, según confirmó ayer la Gerencia de Urbanismo, que coordina los trabajos con el distrito Casco Antiguo. La entidad Alcentro ha trasladado a los comerciantes asociados de la vía que las obras comienzan el 18 de julio con una duración de una semana, pero el Consistorio no confirma tantos detalles y la mayoría de establecimientos creen que se acabará alargando más el plazo.

Laconstructora responsable es la cordobesa M2JC Infraestructuras. Recibió el encargo de reurbanizar la calle con un presupuesto de 166.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses y medio que acabó en tres meses. Su responsable únicamente afirmó ayer, en conversación telefónica con este diario, que harán lo que les ordene la dirección facultativa, y rehusó dar explicaciones sobre la calidad de la obra ejecutada y sobre las causas de las deficiencias en el pavimento.

Todos los comerciantes de José Gestoso consultados, sin embargo, opinan que la obra está mal hecha y que hay tramos que no parecen efectuados por profesionales de albañilería ni en el sellado de las losas ni en el alcantarillado. "Son losas de granito de mucho peso que pusieron como un puzle sobre arena y luego le echaron cemento y agua por encima. Desde que las colocaron se veía que iban a dar problemas. Que hagan bien la obra al menos esta vez porque estas losas ya nos las han colado", prostestaba ayer el responsable de la tienda de electricidad La Casa de las Planchas.

Lo mismo dice Manuel Portana, de la floristería Blanco Azahar. "La calle está mal hecha, es un horno en verano cuando se recalientan las losas y muy sucia cuando cae cualquier cosa", lamenta. Cita como hecho insólito que durante la obra la gente no paraba de pasar y saltaba por encima de las vallas mientras se ejecutaba, y coincide con otros en que incluso algunos coches pasan por esta calle, sobre todo turistas despistados por el GPS.

En la calle Arguijo que cruza con José Gestoso la ejecución es también muy deficiente: hay amplios huecos entre losetas. "Se podía haber hecho mejor la obra, pero esto es Sevilla y no va a cambiar. Si lo levantan otra vez volverán a hacerlo mal", declara el dueño del bar que hace esquina.

En la zapatería Javier Díaz su responsable señala que "se ha hecho una chapuza y hacer las cosas mal sale el doble de caro".

Los salientes de las losas provocan tropiezos y caídas de peatones. "Demasiado poco ha pasado", protesta la encargada de Trimber. En la tienda Gominolas, las dueñas, Salud e Inma, confirman que muchas clientas se han caído y ellas a punto han estado de caerse, y critican la escasa luz que dan las farolas nuevas. La zapatería Kela Kika dice lo mismo.

El establecimiento de muebles y portes Asociación Berbel se queja de la papelera pegada a su escaparate siempre llena de basura porque se usa como contenedor.

Otro lamento generalizado es la falta de toldos que den sombra en verano y que se haya elegido para las losas un material de granito poco adecuado para esta tórrida ciudad, ya que se recalientan y son emisoras de un calor extremo en esta dura estación.

Otra protesta es que las alcantarillas son escasas y no tragan el agua de lluvia por una deficiente inclinación que encharca los negocios próximos a Arguijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios