La Junta inicia la declaración como BIC del Convento de las Teresas

  • El claustro del inmueble del siglo XVII está cada vez más inclinado y necesita una intervención urgente

La plataforma de ciudadanos que luchan por la restauración del Convento de San José (conocido popularmente como Las Teresas, en el Barrio de Santa Cruz) ganó ayer otra pequeña batalla (y ya van varias). Tal como ya había anunciado este periódico, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicó ayer la incoación del expediente para la inscripción de este edificio del siglo XVII en el Catálogo General del Patrimonio Andaluz como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento.

El inmueble que comenzó a construir en 1603 el arquitecto Vermondo Resta (uno de los grandes del manierismo sevillano) y que siempre ha acogido a la Orden de las Carmelitas Descalzas (el convento lo fundó la misma Santa Teresa), sufre, sin embargo, un importante deterioro sin que, hasta el momento, hayan intervenido las distintas administraciones.

De hecho, todo el esfuerzo realizado hasta el momento se debe a un movimiento ciudadano encabezado desinteresadamente por los economistas Gonzalo Gil y Antonio Guerrero. Gracias a su labor ya se han recaudado unos 200.000 euros que han permitido restaurar varias cubiertas cuyo mal estado ponían en peligro tanto los valiosos bienes muebles que alberga el edificio como el bienestar de la comunidad carmelita, integrada actualmente por unas 18 monjas de clausura. Tanto el estudio de arquitectura que ha realizado los proyectos para la restauración de estas cubiertas, Beuve (Carlos Violadé y Diego Brieva) como construcciones Bellido también han actuado generosamente.

No obstante, el principal problema está sin resolver. El claustro del convento se encuentra completamente andamiado debido a que está hundido por uno de sus extremos. Una simple inspección ocular del lugar permite observar hasta qué punto este hundimiento es llamativo. Desde hace tiempo, los responsables de la restauración de Las Teresas están insistiendo en la necesidad de una urgente intervención antes de que sea demasiado tarde. Según estas fuentes, el arreglo costará al menos unos 600.000 o 700.000 euros, una cifra que a todas luces es difícil de conseguir con el sistema empleado hasta el momento: la cuestación popular. La solución, según los arquitectos, pasaría por montar un sistema de micropilotes que anclase bien el claustro o un zunchado.

Por ello, consideran que este paso dado por la Junta de Andalucía les beneficia sobremanera. "Ahora vamos a elaborar un amplio listado de fundaciones para llamar a sus puertas y demandar fondos. No es lo mismo pedir dinero para un Bien de Interés Cultural que para otro inmueble sin esta denominación", declaró ayer a este periódico Antonio Guerrero. También podrán avanzar negociaciones como las mantenidas con la Gerencia de Urbanismo, actualmente estancadas.

Eso sí, la plataforma ciudadana es consciente de que son momentos difíciles para la obtención de medios para la restauración del convento debido principalmente a la crisis económica y a que el esfuerzo de la Iglesia y las administraciones está centrado en otros inmuebles como Santa Catalina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios