Maestros del Menéndez Pidal piden medidas contra agresiones

  • Los docentes del colegio de Torreblanca reclaman la expulsión de un alumno cuya familia amenazó a una logopeda

Comentarios 4

Los insultos, vejaciones y las amenazas forman parte de la rutina que diariamente soportan los 24 maestros del colegio público Menéndez Pidal, sito en Torreblanca, donde un elevado número de alumnos proceden de un entorno socialmente desfavorecido en el que viven familias desestructuradas. "Este grupo de docentes, algunos definitivos en el centro por vocación y voluntad propia, intentamos desde hace tiempo, y quizá de forma utópica, mejorar la educación del barrio, ya que consideramos que éste es el único camino para cambiarlo", explica un docente que prefiere permanecer en el anonimato.

Los problemas de convivencia en este centro educativo -relatan varios docentes- son continuos y en ocasiones se traducen en agresiones verbales o físicas por parte de familiares de alumnos. El último caso lo sufrió la logopeda del Menéndez Pidal, que actualmente se encuentra de baja por depresión, a la espera del traslado de colegio y del juicio contra la familia de un alumno. La docente, que imparte clases a niños con problemas de audición, sufrió amenazas, insultos y vejaciones por parte de la familia de un pequeño estudiante. El alumno perdió los audífonos y culpó a su maestra. Un día se presentaron varios familiares del alumno en la puerta de colegio y comenzaron a increpar toda clase de insultos y amenazas a la maestra. La dirección acudió a la Policía Local y la logopeda, atemorizada, interpuso una denuncia. El juicio se celebrará en marzo. Tras estos hechos el alumno se trasladó a otro centro educativo, pero a los dos días los padres exigieron su reincorporación al Menéndez Pidal.

La Administración educativa aceptó la reclamación de los padres y ahora el niño sigue en el colegio y la logopeda, a la espera de cambiar de colegio. Para los maestros del Menéndez Pidal esta situación es "injusta" y reclaman el regreso de la logopeda, además de la expulsión del alumno. Desde el claustro insisten en "la peligrosidad de que los familiares que vejaron e insultaron a una docente al final consiguen lo que quieren", explicaron.

La plantilla docente remitió una misiva a la Delegación de Educación para tratar de impedir y remediar estos conflictos. En estos momentos, se encuentran a la espera de una respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios