Mejora la convivencia en El Cerezo

  • El trabajo social y los talleres vecinales en la Macarena evitan los conflictos.

Talleres de salsa, de lengua árabe, de cocina étnica, de jardinería y de petanca internacional impartidos por inmigrantes vecinos de la Macarena, el distrito con más extranjeros de Sevilla, han servido entre otras iniciativas para suavizar en los últimos años los conflictos que surgieron en 2006 en barrios de esta zona como El Cerezo.

Lo confirmaron ayer los responsables del Observatorio Permanente de la Inmigración en Sevilla, que hace dos años puso en marcha un plan piloto en la Macarena basado en talleres para todos los vecinos de todas las edades (extranjeros o no) donde unos y otros se enseñan mutuamente y comparten actividades para conocer mejor sus respectivas costumbres. "Los resultados se han visto. Antes cada día había una manifestación y un problema. Se está interviniendo a pie de calle y el resultado es bastante positivo. La prueba de que se está haciendo bien es que no se escuchan conflictos", aseguró ayer el coordinador Manuel Sánchez Montero. El plan lo lideran varias ONG: Sevilla Acoge, Proben, Accem, Anima Vitae y Codenaf, y por supuesto están implicadas las tres administraciones (Ayuntamiento, Junta de Andalucía y Gobierno centrao).

La asociación de vecinos El Cerezo corroboró ayer que el clima ha mejorado con respecto a cuatro años atrás porque todos han trabajado para que sea así. Se queja de que sigue habiendo pisos patera y locales comerciales destinados a panadería o locutorio con actividades de todo tipo para las que no tienen licencia, tales como la venta de alcohol, de bombonas de butano y un largo etcétera.

El presidente de la entidad vecinal, Andrés Aranda, cree que la crisis ha amortiguado bastante los conflictos porque la población de extranjeros ha caído a la mitad: de superar las 800 personas a quedar en 450, según sus datos.

Aranda asegura que muchos de los que se han ido se han mudado a otros barrios de Sevilla con viviendas de alquiler o venta más baratas. Con la crisis, el presidente asegura que en el barrio se han dado hasta 25 casos de extranjeros que han tenido que entregar la llave de sus pisos porque no podían pagarlos al subir las hipotecas de 700 a 900 euros.

La entidad que dirige Aranda insiste en que El Cerezo es un barrio muy comercial que atrae a los inmigrantes, y eso explica que siga habiendo muchos negocios de extranjeros.

El Rocío, La Palmilla y Doctor Marañón son otras zonas de este mismo distrito de la Macarena donde más se concentra la población inmigrante. Los Remedios aparece también en la lista, por delante de La Plata y Los Pájaros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios