Miles de sevillanos acompañan a la Virgen de los Reyes

  • Última procesión del cardenal Amigo y primer recorrido con la patrona de Sevilla del arzobispo coadjutor Juan José Asenjo.

Comentarios 1

Miles de sevillanos madrugaron este sábado para acompañar a la patrona de Sevilla y de su archidiócesis, la Virgen de los Reyes, en su breve procesión alrededor de la Catedral de Sevilla, desde las ocho hasta las nueve y media de la mañana.

La de 2009 ha sido la última procesión del cardenal Carlos Amigo Vallejo antes de poner su cargo a disposición del Papa, el próximo día 23, por cumplir los 75 años, mientras que ha sido la primera vez que ha hecho este recorrido como arzobispo coadjutor el que será su sucesor, Juan José Asenjo.

Como cada 15 de agosto, la Virgen de los Reyes, vestida por las hermanas de la Cruz con el manto verde que le regaló Isabel II, salió a las ocho en punto de la mañana por la Puerta de Palos, la más próxima a la Giralda, para rodear la Catedral por la calle Alemanes, la avenida de la Constitución y la Plaza del Triunfo para recogerse también por la Puerta de Palos.

La procesión, como de costumbre, ha sido abierta por los niños carráncanos, seguidos de miembros de la Asociación de Fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando y de una representación del Consejo de Hermandades y Cofradías y miembros de la sacramental del Sagrario y los canónigos.

Tras el paso de la Virgen, participaron en la procesión el cardenal y el arzobispo coadjutor y representantes de las Corporaciones municipal y provincial, mientras que una unidad de honores del Ejército de Tierra, con estandarte, música y una unidad de gastadores cerraba el desfile.

Los fieles más madrugadores, antes de la procesión, han podido asistir a las tres misas celebradas en la Catedral con motivo de esta festividad durante la madrugada, a las cinco y media, a las seis y a las seis y media, tras la cual las campanas de la Giralda comenzaron a sonar para convocar a los sevillanos.

Algunos acuden desde su lugar de vacaciones en las playas y los sevillanos de los pueblos del Aljarafe más próximos a la capital, según una tradición no escrita, aprovechan el fresco de la madrugada para llegar andando hasta el entorno de la Catedral, un recorrido que no impide que vistan sus mejores galas en las primeras horas de un día en que la temperatura máxima alcanzará los 38 grados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios