Monteseirín reconoce que su plan de tráfico no tiene aval jurídico ni de IU

  • El alcalde dice que "conforme lo desarrollemos iremos viendo que los servicios jurídicos le den su visto bueno" · Anuncia que "hay margen" para hablar de las fronteras internas

Comentarios 14

Monteseirín seguía teniendo ayer el mismo talante negociador que el que traslució un día antes en Madrid, adonde acudió para participar en las II Jornadas Parlamentarias sobre Seguridad Vial. El alcalde de Sevilla se esfuerza ahora por querer consensuar con todos los sectores la ordenación del tráfico en el centro de la capital, una decisión de gobierno que su delegado de Movilidad, el socialista Francisco Fernández, anunció en rueda de prensa hace diez días sin que el citado informe técnico cuente con el respaldo de los servicios jurídicos y administrativos de la Corporación municipal. El regidor reconoció ayer que ni el secretario general ni el interventor ni los servicios jurídicos municipales avalan a día de hoy el Plan de Tráfico del Centro, si bien matizó que "en el desarrollo del mismo iremos viendo que los servicios jurídicos municipales le den su visto bueno y lo avalen desde un punto de vista jurídico". Monteseirín remachó una obviedad más: "Lo que jurídicamente no se pueda hacer, no se hará", lo que él mismo llegó a calificar de "perogrullada".

La limitación horaria de 45 minutos de circulación por el centro que el Consistorio pretende aplicar a partir de septiembre estaría pendiente de una modificación de las ordenanzas municipales para insertar un artículo que recoja esa restricción, extremo que Fernández dijo que sería capaz de sacarlo adelante en tres meses, con aprobación inicial, recogida y resolución de alegaciones y aprobación definitiva.

En relación a la prohibición de que los propios residentes del distrito Casco Antiguo circulen libremente por la zona para que, en su lugar, sólo puedan acceder y salir con coche por los puntos habilitados en cada uno de los cuatro subsectores, Monteseirín volvió a admitir que existe cierto margen de negociación con las entidades vecinales, de comerciantes y de consumidores que anteayer anunciaron un frente común contra el establecimiento de calles fronteras dentro del casco histórico. "Tenemos margen para hablar de las fronteras interiores del distrito, pero una cosa que debe quedar clara: por mucho que los residentes del Casco Antiguo paguen sus impuestos y el sello del vehículo en el Ayuntamiento, eso no da la libertad absoluta para hacer lo que te parezca", agregó. "Hablaremos, pero con prejuicios no se llega a ninguna parte".

El alcalde quiso destacar en sus primeras declaraciones públicas relativas al Plan de Tráfico que el gobierno "sólo cambiará los mecanismos de control que ya existen por otros más actuales y modernos", en alusión a la sustitución de agentes de la Policía Local, barreras elevadoras y bolardos neumáticos por un sistema de videovigilancia ya ensayado en otras capitales. "Ofrecemos a la ciudadanía nuevas tecnologías, porque no hay que perder de vista que con este Plan de Tráfico los residentes en el centro, los comerciantes con locales allí localizados, los turistas, trabajadores y profesionales del casco histórico serán los grandes beneficiarios, y eso no sólo está demostrado por los estudios técnicos, sino por otras medidas que ya hemos aplicado anteriormente", como las peatonalizaciones ensayadas.

Monteseirín se ofreció a negociar otras fórmulas para blindar el centro y se refirió a las reuniones sectoriales convocadas por Movilidad a lo largo de toda la semana y que arrancaron ayer con los representantes de los hoteles.

El alcalde cuenta con otra asignatura pendiente: consensuar el plan con el socio minoritario de gobierno, IU, cuyos representantes aducen que no han sido consultados sobre este asunto. "Antes de llevarlo a junta de gobierno habrá que hablarlo con IU, pero lo que ocurre es que el Plan de Tráfico lo llevamos nosotros [el PSOE] porque somos el grupo mayoritario y porque también tenemos la competencia de movilidad", explicó. Resulta cuanto menos curioso que en los dos años de retraso que acumula la aplicación del cierre al tráfico del centro PSOE e IU no hayan tenido oportunidad de casar sus posturas, máxime cuando IU ostenta la representatividad de los 58.500 vecinos del distrito Casco Antiguo a través del edil José Manuel García.

Un apunte más. Sánchez Monteseirín se permitió la licencia de abogar por un abaratamiento de las tarifas de los parkings subterráneos del centro y su corona: "Sería conveniente una rebaja de los precios, y así se lo vengo diciendo a los propietarios de los aparcamientos. Lo que ocurre es que las tarifas responden a una concesión y éstas deben estar al mismo nivel que en otras capitales". El regidor agregó que los propietarios de los parkings le han trasladado la idea de llegar a convenios con los comerciantes del centro para que ambos sectores "soporten a medias el coste de la reducción de tarifas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios