Multa por retrasar nóminas

  • Inspección de Trabajo sanciona con 6.251 euros a una empresa de gas con falta de liquidez por retrasar más allá de final de mes el pago de los salarios de su plantilla.

Comentarios 11

Las empresas en crisis que no pueden pagar a final de mes las nóminas de sus trabajadores y van pagando como pueden se exponen a ser sancionadas por la Inspección de Trabajo, por más que el empresario demuestre que las va abonando parcialmente y que tiene intención de cumplir. Es lo que le ha sucedido a una empresa de instalación de gas del distrito Macarena Norte, que acaba de ser multada con 6.251 euros por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social por pagar las nóminas de sus trabajadores con retraso por falta de liquidez. Inspección añade que le impone la sanción "en su grado mínimo" para "no agravar" la pésima situación económica de la empresa.

La multa le fue notificada al empresario Sebastián López, de 46 años, el pasado 3 de octubre, quien lamenta que Trabajo no tenga en cuenta el criterio de los jueces, que sí consideran la intención de pagar del empresario. Denuncia que se haga la vista gorda con instaladores de gas en paro que no cobran el IVA y cogen trabajo más barato.

A raíz de la denuncia de un trabajador, la Inspección visitó el pasado julio la empresa y calificó los hechos de "infracción muy grave" por incumplir los artículos 4.2.f y 29.1 del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por un Real Decreto Legislativo de 1995. La legislación deja claro que "los trabajadores tienen derecho a la percepción puntual de la remuneración pactada o legalmente establecida" y que "el periodo de tiempo a que se refiere el abono de las retribuciones periódicas y regulares no podrá exceder de un mes".

El empresario ha alegado contra esta sanción con documentación que demuestra que está pagando, aunque con retraso. Explica que los ingresos de la empresa han caído al mínimo al bajar drásticamente la demanda de pedidos, y que el constante pago de impuestos no le permite abonar puntualmente los sueldos.

"¿Si no tengo para pagar a final de mes cómo voy a pagar la multa? Alego que ha habido intención de pagar, y pienso llegar a los tribunales", recalca. Tiene fraccionados los pagos de Seguridad Social y de IVA y paga con recargo su autónomo para ir tirando. El banco no le da créditos hace dos años ni puede llevar pagarés para que le adelante dinero. Un cliente le debe 12.000 euros: le pagó con pagarés que el banco no aceptó.

Según consta en el escrito de la sanción, el retraso continuado en las nóminas comenzó a finales de 2011 y lo iba resolviendo con pagos parciales en cantidades variables según los trabajadores. Por ejemplo, parte de las nóminas de abril de 2012 se pagaron en junio, algunos trabajadores recibieron la totalidad de las retribuciones, y otros sólo 150 euros. En este mes de octubre está pagando parte de agosto.

López argumenta que actuó así para no prescindir de sus ocho trabajadores ni cerrar la empresa con un concurso de acreedores. Al final ha despedido a cuatro y se ha quedado con otros cuatro. Asegura que desde 2009 intentó sin éxito reducir una hora la jornada laboral (el juez se lo denegó al no existir aún legislación que lo avalara) y trasladar a una trabajadora a otra empresa. Cree que la situación económica actual "es una locura que nadie puede resolver" y que "los banqueros hacen con los políticos lo que quieren".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios