La Olavide se alía con Cádiz, Almería y Huelva para ser Campus de Excelencia

  • Las cuatro universidades, junto al CSIC, pretenden montar una red de observatorios en la comunidad andaluza para estudiar los problemas relacionados con la biodiversidad

La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ya trabaja en el proyecto para la próxima convocatoria a Campus de Excelencia Internacional. Atrás han quedado las lamentaciones por no haber conseguido la tan ansiada certificación el pasado mes de noviembre y ya se mira hacia adelante "con realismo", según afirmó a este periódico el rector de la UPO, Juan Jiménez.

La gran novedad del proyecto de la UPO es la agregación al mismo de las universidades de Huelva, Cádiz y Almería, así como del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un campus que se especializará en investigaciones sobre la biodiversidad y el cambio global. "Una de las cosas que más se nos criticó del pasado proyecto fue la falta de colaboración con otras universidades, algo que ahora subsanamos" dice Juan Jiménez.

La intención de este proyecto es aprovechar tanto la rica biodiversidad andaluza como la situación geográfica de la comunidad (que la convierte en un observatorio privilegiado para analizar las oscilaciones térmicas del planeta) para avanzar en el estudio del llamado sistema tierra. Para ello, se montará una red de observatorios medioambientales que serán coordinadas desde la futura Instalación Científico Técnico Singular Cambio Global y Biodiversidad, que se ubicará en el campus de la Olavide y que cuenta ya con el visto bueno del CSIC a falta de financiación.

Además de los centros de la UPO y las universidades de Huelva, Cádiz y Córdoba se han agregado a este proyecto de Campus de Excelencia Internacional importantes centros del CSIC, como la Estación Biológica de Doñana (Sevilla-Huelva), el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (Cádiz), la Estación Experimental de Zonas Áridas (Almería) y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología (Sevilla). Asimismo, estarían ligados al campus el Instituto de la Grasa y sus Derivados y el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), ambos en Sevilla.

"También mantenemos conversaciones importantes con empresas del ámbito privado que preferimos aún no desvelar", dice el rector de la UPO, quien, sin embargo, adelanta que la Empresa de Gestión Ambiental (Egmasa) de la Junta de Andalucía también está agregada al Campus de Excelencia. "Tanto el consejero de Innovación, Martín Soler, como el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, me mostraron recientemente su satisfacción por la iniciativa y reconocieron que es importante para la comunidad".

Con estas herramientas se pretende avanzar en un amplísimo abanico de cuestiones que incumben a la Tierra como sistema vivo y global que van desde la biodiversidad, la atmósfera, el agua, la agricultura, la medicina o los problemas energéticos hasta la economía ambiental, la legislación y la justicia o la acción social. "Somos conscientes de que, aunque la parte más llamativa del campus es la científica, es necesario desarrollar también otras líneas de actuación encaminadas a estudiar el impacto social de los cambios medioambientales, ya que a los problemas clásicos como contaminación, vertidos, etcétera, se añaden otros más ligados a cuestiones sociales, culturales, económicas... relacionadas, en definitiva, con el modelo de desarrollo", dice Juan Jiménez

El rector deja claro que su Universidad no es la que "manda en el proyecto", que se ha concebido de una manera horizontal donde todas las partes implicadas tienen igual peso. "Nuestra labor, porque así se ha decidido, es la coordinación del Campus de Excelencia"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios