El PP aduce que el Consistorio "ya sabía" lo que pasaría en el caso Nueva Galería

  • La construcción del centro comercial en la Plaza de los Luceros "no fue un error", puesto que "pasó por distintas fases", y por eso el PP pide depurar responsabilidades.

El Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sevilla pidió hoy depurar responsabilidades políticas por el caso del centro comercial 'Nueva Galería', parcialmente construido en la Plaza de los Luceros de la barriada sevillana de Alcosa a sólo 1,9 metros de distancia de un bloque de edificios, ya que el Consistorio "ya sabía" que ello iba a pasar, puesto que incluso uno de los técnicos redactores del proyecto aparece en el organigrama de la Oficina del Plan General de Sevilla.

En rueda de prensa, la portavoz municipal adjunta del PP, Alicia Martínez, recordó que ya se han cumplido dos semanas desde que el concejal de Urbanismo y portavoz del Gobierno municipal, Emilio Carrillo (PSOE), asegurara en el Pleno que las obras, ya paralizadas, contarían con el consenso vecinal, así como que "se garantizaría la habitabilidad y se depurarían responsabilidades".

La paralización, solicitada aquel día por el PP y los afectados, apuntó Martínez, se llevó finalmente a cabo en base a una "excusa para ganar tiempo". No obstante, aseguró que en este caso el tiempo "juega en contra, porque a cada día que pasa aumenta el dinero que habrá que pagar para la indemnización". 

El caso de la Plaza de los Luceros, para Martínez, "no fue un error", puesto que el comienzo de la construcción pasó por distintas fases, ya que arquitectos, promotores y Urbanismo aceptaron un proyecto de edificación abierta, de 600 a 1.000 metros cuadrados de edificabilidad, para pasar luego a una edificación de servicios terciarios compacta de 1.700 metros cuadrados. "Cada vez se hacía más cerca del edificio y, sin embargo, se siguió para delante", declaró.

La portavoz municipal popular adjunta recordó que el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, estuvo allí en diciembre, y que tanto él como Carrillo y el por entonces director técnico de la Gerencia municipal de Urbanismo, Miguel Ángel Chinchilla --también parte integrantes de la Oficina del Plan-- "lo sabían y no hicieron nada", asegurando en este sentido que los trabajos sólo se han paralizado por "la tenacidad de los vecinos y la labor de la oposición". "Todo es muy raro y sospechoso", apostilló.

Martínez también criticó que la cantidad de indemnización rondaría los diez millones de euros, mientras que "si todo se hubiera hecho bien, no habría costado más de tres millones". Con los siete millones añadidos, agregó, se podrían construir tres centros de día, reurbanizar un barrio o construir un paso subterráneo.

Por todo ello, el PP municipal anunció que llegará "hasta el final" y reclamó una solución "urgente", ya que "ni se recibe ni se da respuesta a los vecinos", e instó a no culpar a los más de 600 funcionarios de la Gerencia de Urbanismo, "cuando el cáncer está en el POGU y en cómo se gestó".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios