presupuestos 2018

El PP estira el chicle

  • El gobierno entiende que la petición de Beltrán Pérez para redactar las cuentas desde cero retrasaría su aprobación hasta junio y "falta al respeto" a los partidos que presentaron enmiendas

La reunión entre ambos partidos se celebró en la sede de Hacienda. La reunión entre ambos partidos se celebró en la sede de Hacienda.

La reunión entre ambos partidos se celebró en la sede de Hacienda.

Acercamiento en el fondo pero no en la forma. El Partido Popular estira el chicle. Las negociaciones sobre las cuentas de la ciudad para este año se encuentran en plena cocción. En la segunda reunión entre los equipos de Juan Espadas y Beltrán Pérez para buscar un acuerdo (que superó las cuatro horas) quedó patente la voluntad de ambas partes para que las propuestas de los populares aparezcan reflejadas en el tercer presupuesto de los socialistas desde su llegada a la Alcaldía. Las divergencias emergen en la manera en la que cada grupo político pretende que quede redactado el documento final.

La intención del líder de la oposición es que el gobierno elabore las cuentas para 2018 desde cero. "El procedimiento que defiende el PP sería la redacción de un proyecto nuevo en el que queden contempladas tanto la estrategia como la filosofía de nuestro presupuesto alternativo", apuntó el edil Rafael Belmonte después del encuentro celebrado en la céntrica sede de Hacienda. Los socialistas no se muestran partidarios de la inclusión de este presupuesto alternativo, ya que entienden que retrasaría la aprobación final de las cuentas hasta principios de junio y sería "una falta de respeto" al resto de partidos que han presentado sus enmiendas en tiempo y forma.

En la nueva reunión se avanzó para realizar un estudio que dote de sombra a la ciudad

A estos dos motivos suman un tercero. El secretario y el interventor consideran que este proyecto alternativo de cuentas municipales del PP no puede admitirse a trámite. La aseveración se fundamenta en un aspecto formal: la propuesta no menciona ni una sola vez la palabra enmienda, por lo que carece de encaje legal en un procedimiento -acordado en 2017 por los grupos políticos- en el que esta figura resulta indispensable para la aprobación presupuestaria. Ambos concluyen que las cuentas alternativas del PP no se ajustan a una enmienda "porque no lo posibilita el ordenamiento jurídico y, en consecuencia, no debe ser admitida a trámite". Con todo, el gobierno pretende que presenten enmiendas a la totalidad de los presupuestos y no se dilate más el proceso para aprobar las cuentas. Los populares sostienen que su propuesta "es un documento único que no admite ser desmenuzado en enmiendas parciales que sirvan de mercadeo".

El alcalde tiene asumido el desgaste político que supondrá su acuerdo con los populares. En esta nueva reunión se avanzó respecto al plan de modernización del Ayuntamiento y de la ciudad. Un ejemplo es la instalación de wifi en los autobuses urbanos de Tussam. Se consensuó activar numerosas ayudas a empresas, pymes y autónomos, comercios y polígonos industriales para su reactivación económica. Las propuestas para conseguir una ciudad más habitable con la plantación de árboles, arreglos de los caminos de los distintos parques, un estudio para dotar de sombra a la ciudad o incrementar las dotaciones de los distritos para arreglo de calles fueron temas abordados. Los populares quisieron destacar que se encuentra ultimada la negociación sobre las medidas para que Sevilla sea una ciudad accesible. "Hoy se ha dado un paso más para llegar a un nuevo acuerdo presupuestario que refleje el modelo alternativo propuesto por el PP".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios