Periferia de las vanidades

  • Fin de fiesta. Faltan dos días para el mes del ciclo festivo de Sevilla. Desde el Martes Santo a un día después del Lunes de Resaca Ha sido una Feria pasada por agua, como la Semana Santa

EL alcalde Juan Espadas quiere mandar el Lunes de Resaca al Museo de Artes y Costumbres Populares y adelantar dos días el lunes del pescaíto. La Feria sabe de cambios y vaivenes. Todos vienen por la periferia, como titulaba su primer capítulo Paco Robles en el ya clásico libro La Feria de las Vanidades. Me lo dedicó en enero de 1999, crepúsculo municipal del mandato de Soledad Becerril. Desde entonces, cuatro alcaldes nos contemplan.

Un mes menos dos días desde el Domingo de Ramos. El ciclo completo de las fiestas primaverales que en su síntesis ha representado el pincel de Ricardo Suárez. Los caprichos del calendario hacen que Gabriel García Márquez se muriera un Jueves Santo y el segundo aniversario de su fallecimiento coincida con un Domingo de Feria. Por la Calle del Infierno, sin cacharritos, pasó para celebrar una misa multitudinaria Juan Pablo II en 1982, el año que el escritor colombiano ganó el Nobel de Literatura y su amigo Felipe González las elecciones.

Juan Cruz, escritor y periodista canario, enamorado de Sevilla, es blaugrana confeso y sabe que García Márquez murió un día después de que el Madrid, con gol de Gareth Bale, venciera al Barcelona en la final de Copa del Rey de 2014. El real de la Feria está muy cerca del pabellón de Colombia de la Exposición de 1929. En el de 1992 presentó García Márquez su libro Doce cuentos peregrinos. Le ha contado Felipe a Juan Cruz que García Márquez sólo se aislaba de las conversaciones sobre política o literatura con sus amigos cuando televisaban un partido de tenis de Serena Williams. ¡Buenísimo!

Cien días de Soledad. Eran más o menos los que le quedaban a Becerril de alcaldesa cuando Paco Robles me dedicó su Feria de las Vanidades, el segundo sumando festivo de su puesta de largo, Tontos de capirote. Espadas quiere abrir la Feria a la Periferia. Lo más curioso de esta edición, además de los acróbatas de Pionyang, capital de Corea del Norte, ha sido la transformación furtiva de la antigua caseta de la Esmeralda en caseta de pago. Un año después de la Expo, llevé a ese Macondo de transformistas a Antonio de Senillosa y Chumy Chúmez, un catalán y un vasco que en homenaje a los fundadores de la Feria fueron invitados por Alfonso Eduardo Pérez Orozco cuando hacía el programa de televisión Nocturno, con guionistas como Paco Pérez Bryan, Álvaro Vargas Llosa, hijo del novelista, Agustín Trialasos o Antonio Avendaño.

El real de la Feria se ha convertido en un gigantesco plató de televisión. El sábado ocupó buena parte del programa de María Teresa Campos ¡Qué tiempo tan feliz! Con embajadoras estupendas como Raquel Revuelta o Aurora Gaviño y las sevillanas de Requiebros, María Teresa Campos conectó con el real, donde un llamado Torito jugaba a las estridencias y las mamarrachadas donde siempre hubo proporción y elegancia. Como si le encargaran una redacción sobre Macondo a un inquilino de Sálvame de Luxe.

Se llama Copla también anunciaba un especial sobre la Feria de Abril. Es el mes de Sevilla que algunos años se mete en fechas de mayo y cruza Despeñaperros para tender una alfombra ferroviaria con el puente de los madrileños. En Cine de Barrio, Marisol compartía sesiones campestres a caballo con Ángel Peralta, un rejoneador convertido en intérprete de sí mismo mucho antes de que retomara sus cualidades Salvador Távora.

Termina la Feria. En dos semanas empieza la de Jerez, donde se podrán ver muchas de las atracciones de la Calle del Infierno. La puerta del cielo de los más pequeños. Termina la Feria, empieza Isla Mágica y vuelve el cole. Una Feria pasada por agua, como la Semana Santa. El tiempo vuela, dentro de nada la Feria, Robles trabucado, de las Navidades. ¿Dónde se mete la chica del 17?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios