La Policía Local interviene 244 animales en el Charco de la Pava

  • Las especies intervenidas estaban expuestas para su venta y carecían de autorización y de requisitos sanitarios

Comentarios 8

La Policía Local de Sevilla, en el marco del dispositivo establecido con motivo de las fiestas de Navidad, se ha incautado de 244 animales de diferentes especies que se exponían para su venta en el mercadillo del Charco de la Pava.

Los animales intervenidos carecían de las preceptivas autorizaciones administrativas para su venta y de los requisitos sanitarios correspondientes.

La operación fue llevada a cabo, según informó ayer el Ayuntamiento hispalense, por la unidad de Medio Ambiente de la Policía Local, que logró intervenir 225 aves de distintas especies, principalmente jilgueros, periquitos, separables y camarín. Además, los policías intervinieron un pato, cuatro perros y 15 conejos.

El dispositivo concluyó con la redacción de 12 diligencias por el ejercicio ilícito de la venta ambulante con estos animales, que crecían de los correspondientes permisos de la Administración.

Los agentes también procedieron a denunciar a otras personas a las que se le retiraron todos los animales que tenían expuestos para su venta en el mercadillo matinal del Charco de la Pava.

Los animales fueron trasladados a dependencias de la Policía Local de Sevilla, donde los jilgueros intervenidos fueron puestos en libertad, al tratarse de aves protegidas cuya venta está totalmente prohibida en cualquier mercadillo de la ciudad.

El resto de las especies quedaron a disposición del Zoosanitario, donde estarán custodiadas hasta que se determine su destino final, explicaron desde el Consistorio hispalense.

La unidad de Medio Ambiente de la Policía Local se ocupa, además de la posible venta de especies de forma ilegal en los mercadillos de la ciudad, de otras posibles infracciones como los malos tratos que pueden infligirse a los animales por parte de sus cuidadores o responsables. Así, hace unos meses, los agentes de esta unidad localizaron y recuperaron un poni, un mono y dos gallos que estaban siendo maltratados en plena calle en la barriada de las Letanías, en el Polígono Sur. La Policía Local intervino, en este caso, ante la llamada de varios vecinos alertando sobre las agresiones que estaban sufriendo los animales, que estaban amarrados con cadenas y a pleno sol.

Estos animales eran sometidos a diario a todo tipo de maltrato, puesto que además de estar desatendidos y mal alimentados, eran objeto de macabros juegos. Así, el mono era obligado de forma habitual a ingerir bebidas alcohólicas y a fumar incluso algunas sustancias estupefacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios