La Policía utiliza un vehículo camuflado para multar en Navidad

  • El Ayuntamiento establece seis puntos fijos de control y sólo se permite el acceso libre a todos los conductores si hay plazas libres en alguno de los aparcamientos subterráneos o en superficie.

Comentarios 19

El centro ha quedado cerrado al tráfico privado desde el lunes 19 de noviembre, cuando entró en vigor el plan de Navidad 2011-12. Desde entonces, y hasta el domingo 8 de enero, sólo pueden acceder al casco histórico aquellos conductores que se dirijan a alguno de los aparcamientos subterráneos o en superficie de la zona. En caso de que éstos estén completos, la Policía obligará a dar media vuelta a todos los vehículos particulares.

La gran novedad de este año es la presencia de un coche camuflado desde el que la Policía denunciará las infracciones que cometan los conductores. Este vehículo no tendrá ningún distintivo policial que lo identifique, por lo que podrá cazar cualquier maniobra o conducta irregular sin que el infractor sepa que ha sido multado. Además, habrá un refuerzo de las grúas para retirar aquellos coches que estén aparcados de manera indebida, según explicó ayer el concejal de Movilidad y Seguridad en el Ayuntamiento de Sevilla, Demetrio Cabello.

El plan de tráfico de este año respeta el modelo de los años anteriores, si bien la gran diferencia con respecto al de 2010 es que no se utilizan las cámaras del derogado Plan Centro, que se puso en marcha coincidiendo con el plan de Navidad del año pasado. En esta ocasión, se vuelve al mismo formato de ediciones anteriores, con la Policía regulando el acceso en distintos puntos de control y permitiendo sólo la entrada cuando haya plazas libres para aparcar. No está previsto que se reutilicen, por el momento, las cámaras de vídeo para controlar los accesos al centro.

Así, los agentes de la Policía Local mantendrán una presencia fija en los siguientes cruces: Teniente Borges con Virgen de los Buenos Libros, Reyes Católicos en la confluencia con Marqués de Paradas, Julio César con San Pablo, Puerta Osario a la altura de Puñonrostro, la plaza Ponce de León en la entrada por Almirante Apodaca y la Puerta de Carmona a la altura de San Esteban.

En el documento elaborado por la delegación de Movilidad remitido el jueves a los policías locales, el Ayuntamiento de Sevilla espera que se produzca una "gran saturación de aparcamientos y una gran concentración de personas" en dos zonas concretas: la Campana y la plaza de la Encarnación.

Para descongestionar estos dos enclaves y que no lleguen más coches a ellos cuando estén completamente saturados, se establecerán unos desvíos ocasionales en otros tres puntos del centro: la Alameda de Hércules a la altura de la calle Trajano, la plaza de San Pedro esquina Doña María Coronel y la calle Águilas en su confluencia con Candilejo.

Además, se reforzará aún más el control de Almirante Apodaca, entrada natural a la Encarnación y la Campana de todos los vehículos que proceden de la Puerta Osario. En este punto debe recordarse que esta calle es de acceso permitido únicamente para el transporte público, obligando a todo el resto de vehículos (incluidos los residentes) a dar un rodeo por Gerona y Doña María Coronel para salir de nuevo a San Pedro. De hecho, Almirante Apodaca fue una de las calles en las que más multas se impusieron desde el pasado verano por circular por una vía de acceso restringido, una infracción castigada con 70 euros de multa.

Todo este dispositivo se completa con otros dos puntos en los que habrá cortes y desvíos intermitentes de tráfico cuando lo aconseje la saturación de los aparcamientos disponibles. Son la entrada desde Torneo por la calle Baños, vía de acceso natural al aparcamiento de El Corte Inglés en la plaza de la Gavidia, y la calle Reyes Católicos a la altura de Marqués de Paradas, por donde se entra a los parkings de la zona del Arenal, Albareda y la Magdalena y a prácticamente toda la bolsa de zona azul que está vigente en el centro.

La vigencia del plan será nueve de la mañana a las diez de la noche todos los días desde el 19 de diciembre al 8 de enero, incluidos los domingos y festivos. El horario de acceso a carga y descarga se mantiene entre las siete y las once en el horario de mañana y entre las tres y las cinco en el de tarde. El Ayuntamiento también mantendrá una fuerte presencia policial en el centro para los primeros días del periodo de rebajas.

Están excluidos de todas estas restricciones los residentes y titulares de plazas de garaje en el centro, los vehículos de emergencia, el transporte público, las furgonetas de carga y descarga en la franja horaria establecida, los clientes de los hoteles, los vehículos oficiales del Ayuntamiento de Sevilla, los de las compañías suministradoras de electricidad, gas y telefonía y los coches acreditados con la tarjeta de movilidad reducida expedida por la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios