El asesinato de Marta

La Policía cree que esta versión esclarece el puzle del caso

  • Los investigadores dicen que se demuestra la "gran superioridad intelectual y psíquica" de Javier.

Comentarios 2

La Policía cree seriamente que esta versión de Carcaño puede ser la verdadera, a pesar de que ni el instructor del caso ni la Fiscalía le otorgan mucha credibilidad. Para los investigadores, el nuevo relato de los hechos podría explicar "el grado de implicación" de Francisco Javier Delgado en la desaparición del cuerpo de Marta, porque hasta entonces la hipótesis que se había barajado era "el mero encubrimiento y podía fácilmente haberlo saldado esgrimiendo lazos de sangre y su consiguiente exención de responsabilidad".

El nuevo relato, según dice la Policía en su atestado remitido al juez, podría "demostrar lo que estos investigadores habían detectado en el transcurso de la investigación: la gran superioridad intelectual y psíquica de Javier sobre Miguel; que habría conseguido que éste último ocultara hasta este momento la realidad de lo acontecido, sintiéndose responsable por haber sido el origen de todo".

La nueva versión explicaría además "algunas incógnitas" que hasta entonces no habían sido aclaradas, así como las causas que habían impedido su confesión hasta ahora, como por ejemplo "su dependencia psicológica absoluta respecto de su hermano". El atestado policial considera que todos estos extremos podrían "apoyar la tesis de que lo ahora declarado constituye la verdad de lo acontecido o al menos gran parte de la verdad, quedando alguna circunstancia oculta por razones que hasta ahora no se saben interpretar".

El primer argumento para dar verosimilitud a la nueva versión sería el motivo de la discusión, que se originó por el dinero de la hipoteca. Los agentes aprecian un "motivo lógico" para iniciar una "discusión violenta" entre los hermanos, al haberse gastado el dinero que tenían para el mantenimiento de los gastos de la hipoteca.

El lugar del enterramiento es una de las posibles opciones que se investigaron durante la fase de instrucción del caso. La Policía ya había barajado la posibilidad de que se utilizara la carretera Sevilla-La Rinconada como "posible ruta" para deshacerse del cuerpo dado el escaso tiempo de que dispusieron para estas labores y que los investigadores estiman en unos "55 minutos", por lo que habrían usado esta carretera por ser la "la salida más cercana al domicilio" de León XIII, el escenario del crimen.

Los agentes rastrearon diversas fincas en el poblado de Majaloba, en la carretera Sevilla-La Rinconada, y en la carretera que enlaza la capital con La Algaba, dado que Carcaño fue incapaz de señalar punto alguno al "estar bloqueado" la noche del crimen y limitarse seguir "en la oscuridad" con su moto el vehículo de su hermano.

Otro dato que podría corroborar esta versión se refiere a la llamada que, según Carcaño, su hermano realizó antes de salir de León XIII para buscar el coche de su ex mujer para trasladar el cuerpo. Los agentes "interpretan" que esa llamada puede ser la que consta en el sumario a las 20:41 horas, con una duración de 123 segundos, y que realiza Javier Delgado desde su domicilio a María García. La Policía cree que María había quedado en acercarse al piso para recoger las llaves del mismo para quedarse estudiando y "lógicamente Francisco Javier tenía que evitar que María llegara al piso y descubriera lo acontecido y por ello en la segunda llamada le dice que le entregará las llaves más tarde en la calle Tharsis porque iba de camino a ver a su hija".

El tiempo que Javier Delgado aseguró que empleó en llegar al domicilio de su ex pareja, unos 15 minutos, tampoco le cuadraba a los agentes a menos que Carcaño lo llevara en la moto, como manifestó en esta nueva declaración. En cuanto al testimonio de Diego Carrere, el vecino que se cruzó con Carcaño aquella noche y que le vio empujando una silla de ruedas, la Policía señala que el hecho de que ahora Miguel diga que su vecino llevaba dos cascos de moto concuerda con que éste saliera de su edificio sobre las 21:30 horas para recoger a su novia.

Este testigo aseguró que vio a Miguel una segunda vez, ya de madrugada, pero la Policía considera que la persona a la que vio en realidad "no es Miguel Carcaño, sino su hermano Francisco Javier, que presumiblemente y después de hacer desaparecer el cuerpo de Marta trata de sacar la silla de ruedas para el mismo fin". Los datos que avalarían esta teoría, añade el atestado, serían que "Francisco Javier utiliza habitualmente una cazadora negra similar a la descrita por Diego Carrere, que su estatura y complexión es similar a la de su hermano Miguel y que evidentemente trata de ocultar su rostro subiéndose el cuello de la cazadora y mirando en otra dirección".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios