Policías locales defienden sus méritos y exigen la dimisión del Defensor del Ciudadano

  • El Sppme destaca las 122 felicitaciones públicas recibidas por agentes en contra de la treintena de quejas a la oficina de Barranca.

Comentarios 25

El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla pidió este miércoles la dimisión del Defensor del Ciudadano, José Barranca, después de que éste denunciara en su memoria del año 2012 la falta de formación de la Policía Local de Sevilla. Según el sindicato, Barranca se basó "sólo en una treintena de quejas" recibidas en su oficina para alertar de que los agentes municipales carecen de amabilidad, destreza y diplomacia para resolver los conflictos que se le presentan en su quehacer diario.

La central mayoritaria en la plantilla de Sevilla considera que el Defensor incurrió en una clara "falta de rigor" a la hora de elaborar su informe, que considera más un "juicio de valor" que un trabajo detallado "a la hora de presentar los resultados de todo un año". En un comunicado, el presidente del Sppme, Manuel Bustelo, lamentó que Barranca se refiriera en su discurso ante el Pleno a la protesta de las mascarillas, que se llevó a cabo en febrero de 2013, cuando debería haberse limitado a explicar la memoria de 2012.

El Sppme ha realizado un contrainforme con el que pretende rebatir el de Barranca. Según explicó el sindicato basándose en datos del Ayuntamiento, la Policía Local realizó 10.799 intervenciones a lo largo del año pasado e interpuso 152.880 denuncias de tráfico. "Es lógico que en alguna de esas intervenciones se produjera algún enfrentamiento entre los agentes y el ciudadano, ya que todos somos conscientes de las dificultades económicas por las que están pasando las familias y que la cuantía de las denuncias, que pone el propio Ayuntamiento, es muy elevada", explica la nota del Sppme, que añade que en Sevilla es muy frecuente el uso de la "picaresca" para dar explicaciones por aparcar en sitios prohibidos.

Durante el año 2012, fueron 122 los policías locales que recibieron felicitaciones por parte de ciudadanos particulares y entidades sevillanas, mientras que la plantilla al completo recibió 19 cartas de felicitación genéricas. "La intolerancia del señor Barranca le ha llevado a la ceguera de decir en su informe que al parecer ha habido un boicot por parte de algunos policías, que, de forma intencionada, se habrían equivocado en las matrículas de los coches denunciados y por ese motivo habrían llegado denuncias de tráfico a personas que nunca han estado en nuestra ciudad. Nuevamente Barranca se olvida de dar datos objetivos y del mismo modo se equivoca, ya que si su oficina ha detectado ese boicot, adonde debe acudir es a los juzgados a denunciarlo y no, de forma cobarde y traicionera, tirar la piedra y esconder la mano". El sindicato dice haber echado de menos una recriminación del Defensor al alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, como "primer jefe de la Policía Local y responsable de la formación de la plantilla". También lamenta que ni el regidor ni el delegado de Seguridad, Demetrio Cabello, hayan salido en defensa de los policías locales. "Somos conscientes, porque nieva sobre nevado -en clara referencia al apellido del jefe operativo del cuerpo- que ningún responsable policial iba a dar la cara".

Para el Sppme, Barranca "ha utilizado un cargo institucional para atacar a todo un colectivo por ejercer acciones reivindicativas para la reclamación de unos conceptos retributivas adeudadas desde hace muchos años". El sindicato asegura que esta "utilización partidista del cargo de Defensor del Ciudadano no se puede tolerar".

No obstante, los representantes sindicales admiten que la formación de la Policía Local en habilidades sociales debe mejorar. Tanto es así que el propio sindicato organizó un curso en esta materia en colaboración con la empresa concesionaria de la grúa municipal, Settex Aparki, mientras que "el Ayuntamiento no ha organizado nunca ninguna acción formativa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios