Los Príncipes presiden el funeral

  • Los numerosos fieles que abarrotaron el templo rompieron el silencio durante el recorrido de los ataúdes con aplausos y vivas a España y la Guardia Civil · Zapatero impone a los dos agentes la Cruz de Oro al Mérito

Los Príncipes de Asturias rindieron ayer tributo a los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salva, asesinados por ETA, en un funeral en el que el arzobispo castrense animó a no caer en el desánimo frente al "totalitarismo nunca justificado" de los terroristas.

Las dos últimas víctimas mortales de la banda terrorista recibieron un emotivo homenaje en esta ceremonia fúnebre, oficiada en la Catedral de Palma de Mallorca por el arzobispo castrense, Juan del Río, a la que también asistieron los Duques de Palma, la infanta Elena, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y una nutrida representación de autoridades regionales y locales.

En la homilía, el arzobispo rindió tributo a los dos jóvenes, "asesinados vilmente por la hiriente crueldad de la salvaje estrategia terrorista de ETA", una organización que intenta amedrentar y someter al pueblo español a "su totalitarismo, intrínsecamente perverso y en ningún momento justificado".

Pese a las dificultades propias de la lucha contra el terrorismo, "no debemos dejarnos caer en el desánimo", subrayó Juan del Río, antes de afirmar que "la última palabra de este combate" no la tienen "los hijos del terror", sino quienes, como los dos jóvenes asesinados, trabajan por la paz, la Justicia y la decencia en la sociedad.

El obispo de Mallorca, Jesús Murgui, que acompañaba a Juan del Río en el oficio religioso, trasladó asimismo a las autoridades y los numerosos fieles que abarrotaban el templo un mensaje de condolencias del Papa, que el Pontífice hizo llegar a través del nuncio del Vaticano en España.

El presidente de Baleares, Francesc Antich, y el lehendakari vasco, Patxi López, seguían desde la primera fila el funeral, al que asistieron representantes de los principales partidos, entre ellos la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, y el dirigente y ex ministro de Defensa del PP Federico Trillo.

Antes de que diera comienzo la ceremonia religiosa, don Felipe y doña Letizia dieron el pésame a los emocionados familiares de Carlos y Diego, fallecidos el jueves por la explosión de una bomba junto al cuartel de la Guardia Civil en Palmanova, y les manifestaron su pesar con palabras de consuelo.

Doña Elena y los duques de Palma, que llevan ya unos días en Mallorca, fueron los primeros representantes de la Familia Real en llegar a la catedral, juntos en un automóvil, minutos antes de que acudieran a la entrada del templo don Felipe y doña Letizia, recibidos con aplausos y vítores.

En medio del silencio contenido de los palmesanos que se habían acercado a despedir a los agentes fallecidos al lugar, las autoridades civiles y militares presenciaron la salida de los féretros del vecino Palacio de la Almudaina, donde había permanecido instalada la capilla ardiente, y su entrada en la catedral, a los acordes de la marcha fúnebre.

Aplausos y vivas a España y a la Guardia Civil rompieron el silencio durante el recorrido de ambos ataúdes, cubiertos con la bandera nacional y claveles rojos, portados a hombros por compañeros de las víctimas y precedidos por las cruces de oro al mérito de la Guardia Civil que impuso minutos antes a los dos agentes a título póstumo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El himno de la Guardia Civil despidió a los restos mortales de los dos agentes a la salida de la catedral, donde los Príncipes de Asturias tuvieron ocasión de hablar unos minutos con un teniente de la Comandancia de Calviá a la que pertenecían las víctimas de ETA.

Don Felipe y doña Letizia regresaron ayer a Madrid, si bien volverán en los próximos días a la isla para los tradicionales días de veraneo en el Palacio de Marivent, donde llegan hoy los Reyes tras concluir una visita oficial a la región portuguesa de Madeira.

Los restos mortales de Diego Salva, quien se había reincorporado a su puesto en la Guardia Civil esta misma semana tras varios meses en coma por un accidente de tráfico, serán inhumados en Palma, mientras que los de Carlos Sáenz de Tejada serán trasladados a Burgos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios