Reservas urbanísticas y medioambientales a la ampliación del tranvía

  • Tres entidades que presentaron alegaciones al proyecto consideran prioritario "pacificar de coches" la Ronda histórica

Comentarios 5

El próximo día 21 termina el plazo para la presentación de alegaciones al proyecto del Ayuntamiento de ampliar el trazado del Metrocentro desde el Prado de San Sebastián hasta la estación de Santa Justa. Tres de las entidades que han elaborado coordinadamente algunas de estas alegaciones debatieron ayer sus reservas al proyecto: Ecologistas en Acción, A Contramano y Arquitectura y Compromiso Social.

La mesa redonda tuvo lugar en el Aula de Grados de la Escuela de Arquitectura. Un debate intermodal. Cada ponente llegó en un medio de transporte distinto: Eduardo Gutiérrez (Sevilla, 1973), ingeniero agrónomo, de Ecologistas en Acción, en coche particular; Indalecio Lastra (Santander, 1958), redactor del Plan General, ingeniero de caminos, en una bicicleta de Sevici; Ricardo Marqués (San Fernando, 1954), profesor de la Facultad de Física, en bicicleta; y Ventura Galera (Albox, Almería, 1965), arquitecto de Arquitectura y Compromiso Social, en moto. El moderador, periodista de Diario de Sevilla, llegó en taxi y se fue en autobús.

La izquierda lúdica -ecologistas, ciclistas...- y la derecha económica le ponen peros al proyecto. Todos coinciden en que el tranvía es el medio idóneo para realizar la transformación del modelo de "movilidad insostenible". "Lo de la Ronda histórica es una barbaridad que no aguanta más tráfico", dice Marqués, que fue concejal de Izquierda Unida en el mandato de Soledad Becerril de alcaldesa (1991-1995).

Indalecio Lastra perteneció al Ayuntamiento como funcionario, aunque pidió la excedencia y trabaja como consultor en temas de movilidad. "El tranvía tiene que servir para pacificar la presencia del coche". Argumenta que el suelo de Sevilla es "geológicamente muy malo". Una rémora para el Metro. "Aquí se identificó modernidad y subterráneo y así nos va. Si desde el principio se hubiera apostado por el Metro en superficie, ya existiría desde hace cuatro o cinco años".

El proyecto de ampliación del tranvía no es legal desde los criterios urbanísticos del PGOU, argumenta Ventura Galera, que tiene su estudio profesional en una calle peatonalizada. "En otras ciudades europeas, el tranvía no necesita una plataforma reservada. Otros medios son más costosos, aunque nuestro tranvía ha salido sorprendentemente caro".

El portavoz de Ecologistas en Acción dice que el proyecto de ampliación no respeta "los indicadores medioambientales" y adolece de falta de participación en su elaboración. Ricardo Marqués (A Contramano) comparte el trazado "pero no el diseño". Critica que toda la política de movilidad siga en torno al coche. "Dicen que el carril-bici ha costado 18 millones de euros, eso equivale a tres kilómetros de autovía, a kilómetro y medio de AVE. Mucho más ha costado la SE-40 y sólo han protestado cuatro ecologistas".

Denuncian incoherencias como suprimir en San Francisco Javier el carril-bus "con 6 líneas de autobuses". El problema es de "espacios públicos, no de carriles". "Tussam está al borde de la quiebra, no está a la altura de las circunstancias para adaptarse a la movilidad urbana", dice Lastra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios