El Rey inaugurará en mayo el monumento en honor de su madre

  • Será necesaria previamente una obra de reurbanización del emplazamiento

Comentarios 21

El Rey estará en Sevilla este mes de mayo para honrar a su madre. Está absolutamente confirmado que el monarca presidirá la inauguración oficial del monumento que recordará la figura de la Condesa de Barcelona, Doña María de las Mercedes, en una jornada que será anunciada oportunamente. El monumento, que esta misma semana ha recibido el visto bueno de la Comisión de Patrimonio de la Delegación Provincial de Cultura, irá ubicado justo delante de la fachada principal de la Casa de la Real Maestranza de Caballería, institución que preside Alfonso Guajardo-Fajardo y Alarcón como teniente de hermano mayor. Los maestrantes son los promotores de la iniciativa junto al Ayuntamiento de Sevilla y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). La proximidad del monumento con la plaza de toros está más que justificada al haber sido Doña María una reconocida aficionada a la Fiesta Nacional. Incontables son las ocasiones en las que la madre del Rey presidió los festejos en el coso del Baratillo desde el Palco del Príncipe, sobre todo en aquellos en los que se anunciaba Curro Romero. También está fuera de toda duda la vinculación de la Condesa de Barcelona con la ciudad de Sevilla durante todo el año, ya que visitaba frecuentemente la cripta de la Archicofradía Sacramental de Pasión -donde están enterrados sus padres-, el convento de la Compañía de la Cruz para rezar ante Santa Ángela y la Capilla Real para orar ante la Virgen de los Reyes, patrona de Sevilla y su Archidiócesis.

El monumento consiste en una estatua en la que Doña María aparece montada a caballo con traje de corto y sombrero de ala ancha. Su autor es Miguel García Delgado. El trabajo está ejecutado en bronce y está basado en una escultura de menor tamaño que se encuentra en el Palacio de la Zarzuela, encargada en su día por la Real Maestranza sevillana, existiendo también una copia en la sede de esta institución nobiliaria. La escultura descansa sobre un pedestal de mármol, de las canteras de Macael, con forma de vasija del siglo XVIII.

Para su inauguración será necesaria una obra de reurbanización previa del emplazamiento elegido, aunque no revestirá una especial envergadura. El monumento quedará incluido en el pequeño jardín que existe en este lugar del Paseo de Colón. La reforma no conllevará la eliminación de la curva que hace las veces de apeadero en el acerado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios