Salud detecta deficiencias en la mitad de los locales de tatuajes y ‘piercings’

  • Las empresas autorizadas denuncian la proliferación de centros ilegales, la mayoría en los distritos Macarena y Casco Antiguo

Comentarios 2

Algo más de la mitad de los locales de tatuajes y piercings registrados en la capital andaluza obtuvieron informes desfavorables por deficiencias en las condiciones sanitarias en que ejercían tras las inspecciones realizadas por la unidad municipal de Salud y Medio Ambiente, creada por la delegación del ramo en abril del pasado año.

Desde entonces hasta abril de este año, la citada unidad municipal ha realizado un total de 70 inspecciones a los centros de arte corporal censados en el Consistorio –52 locales, según datos facilitados por la Delegación de Salud–, de las que el 44% finalizaron con informes sanitarios favorables (23 locales de los 52) y el 52% con autorizaciones denegadas tras la resolución de informes sanitarios desfavorables. Del censo de establecimientos dedicados a tatuajes y piercings en la capital, tan sólo uno ha sido clausurado con una orden de cierre cautelar, según los datos del servicio tras el primer año de actividad.

La concejal de Salud y Consumo, Teresa Florido (PSOE), valoró positivamente el balance relativo al apartado de arte corporal y subrayó la importancia del control y inspección de la actividad al tratarse de técnicas estéticas cada vez más demandadas por los jóvenes que implican la perforación de la piel, la aplicación de pigmentos intradérmicos y la instalación de elementos metálicos en contacto con la dermis, bien horadando cartílagos o masas musculares.

Los riesgos asociados a posibles infecciones y reacciones de intolerancia a metales y pigmentos son, a juicio de la concejal, evitables siguiendo unas normas de aplicación correcta que incluyen asepsia adecuada, elementos homologados y consentimiento informado de los clientes. “Una mala aplicación puede generar riesgos de contagio de infecciones virales como VIH y hepatitis B y C, además de dermatitis y reacciones alérgicas diversas”, apuntó la delegada. Los técnicos encargados de la supervisión de los locales insisten en la necesidades de que los tatuadores cumplan los criterios que establece la ley: condiciones de higiene adecuadas, personal autorizado y con formación contrastada, utilización de equipo desechable y contar con aparatos para la esterilización del instrumental.

Según Florido, son los propios profesionales del arte corporal los que suelen denunciar la intromisión de aficionados y personal no formado en la actividad, como sucede con las técnicas realizadas en domicilios particulares y en centros estéticos que no reúnen el instrumental adecuado. Gran parte de los establecimientos sin autorización están ubicados en la Macarena y son dirigidos por inmigrantes, y también en el Casco Antiguo.

La unidad municipal de Salud y Medio Ambiente también tiene entre su cometido el censo e inspección de las piscinas comunitarias de temporada. En Sevilla capital hay registradas un total de 289 piscinas de uso colectivo –con más de 20 usuarios cada una–, de las que 226 han sido inspeccionadas desde la creación de la unidad hasta comienzos de verano. Todos los informes sanitarios emitidos esta temporada han sido favorables frente al balance del pasado año, cuando las autorizaciones sanitarias de piscinas alcanzaron el 65% frente al 35% de dictámenes negativos. La primera de las normas implica la necesidad de solicitar al Ayuntamiento licencia de apertura o reapertura previa al inicio de la temporada de baños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios