Sevilla, cuna de la papelería más antigua de España

  • La papelería Ferrer, que abrió sus puertas hace 156 años, ha pasado por cinco generaciones de la familia.

En el centro de Sevilla, concretamente en la calle Sierpres se encuentra la papelería Ferrer, un establecimiento que es uno más de los antiguos "tesoros" de la ciudad. Esta papelería fundada en 1856, como se puede ver en su rótulo comercial, lleva abierta más de cincuenta años y no sólo se ha convertido en la más antigua de España, sino que también es la tercera más antigua de Europa.

Los fundadores de este negocio fueron un joven matrimonio procedente de Capellades (Barcelona) llamados José Ferrer y Poch y Josefa Vidal y Fragoso. Cuando la familia Ferrer llegó a Sevilla fue para embarcar hacia Cádiz y poner rumbo a América con el sueño de montar allí la papelería, pues ya sus antecesores se dedicaban a la manipulación del papel. Sin embargo, la parada en la ciudad fue mayor de la esperada ya que cuando llegaron el barco acababa de zarpar y tuvieron que esperar seis meses para el nuevo viaje. Así, los Ferrer decidieron alquilar un local en Sevilla para conseguir subsistir vendiendo papel el tiempo que les quedaba hasta que zarpara el siguiente barco.

"Cuando empezaron a ver que las cosas les iban bien y cada vez mejor, decidieron que Sevilla era su América y se quedaron aquí", ha confesado Estrella Ferrer actual propietaria de la papelería.

Así, por casualidad, la familia Ferrer decidió quedarse en Sevilla donde montaron este negocio que ha pasado de padres a hijos por varias generaciones. Actualmente, Mª del Carmen y Estrella Ferrer, son las que siguen con éste comercio.

La fachada de entrada al local fue remodelada en 1954, por lo que también tiene ya medio siglo entre las calles sevillanas. Esta papelería, de aparente aspecto humilde, ha tenido entre su clientela a personalidades importantes del país como, los hermanos Álvarez Quintero, el pintor Gonzalo Bilbao que en 1887 compró en este lugar el lienzo de su famoso cuadro Las Cigarreras, el escultor Antonio Susillo o la bailaora Carmen Amaya . “Aquí había reuniones , coloquios referentes a escritores, pintores compraban aquí la mercancía y formaban aquí sus pequeñas tertulias”, ha explicado Estrella Ferrer.

Vídeo: Historia de Luz

El establecimiento que cumple ya 156 años siempre ha estado en manos de miembros de la familia y, a pesar de los cambios, el negocio sobrevive porque según una de las propietarias "nuestro secreto es trabajar mucho, no exigir nada y esperar que las cosas vengan como tienen que venir. Si hemos aguantado otras guerras esta también la deberíamos saber aguantar". 

Aunque, la propietaria no olvida a sus clientes y reconoce que "tienen un papel fundamental para la subsistencia del negocio". "Vivimos mucho del turismo y el cliente básico, el cliente viejecito que viene con sus nietos a decirles que ellos venían aquí cuando eran pequeños a comprar", confiesa una de las hermanas Ferrer. 

Muchas son las generaciones que han pasado por este establecimiento, pero no sólo en sus propietarios, sino también en los clientes que también reconocen llevar muchos años visitando la papelería. "Desde que era pequeño vengo a esta papelería", reconoce Enrique Rodríguez, cliente de la familia Ferrer. 

Así, tras 156 años de existencia , la papelería Ferrer se ha convertido en un elemento más del paisaje urbano de la calle Sierpes que se ha mantenido vivo gracias al trabajo de cinco generaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios