Sevilla estudia cómo reutilizar de forma indefinida el dinero europeo

  • Acoge en octubre una conferencia sobre el mejor acceso a la financiación para el desarrollo de ciudades.

Comentarios 3

La creciente escasez de recursos públicos y el reparto mayoritario de fondos estructurales para los nuevos países miembros de la Unión Europea obliga a buscar alternativas para sacar mayor partido al dinero europeo y que éste sea más accesible a las ciudades. La solución son los Fondos de Desarrollo Urbano (FDU), instrumentos financieros que combinan el dinero privado con préstamos y permiten reutilizar la subvención Feder de forma indefinida en el desarrollo de diferentes proyectos.

Para estudiar cómo hacer más accesibles estas fuentes de financiación a las ciudades, el Ayuntamiento de Sevilla se ha sumado, a través del Consorcio de Empresas Municipales y la Gerencia de Urbanismo, al proyecto CSI Europa (Inversiones Sostenibles en Ciudades) en el que también participan los ayuntamientos de Poznan (Polonia), Porto (Portugal), La Haya (Holanda) y Ancona (Italia), Lille (Francia), Riga (Letonia) y Malmoe (Suecia).

El uso de estos fondos ya lo han experimentado Manchester, La Haya y otras urbes holandesas. A finales de abril una delegación del Ayuntamiento de Sevilla se reunió en la citada ciudad inglesa con sus homólogos locales para estudiar más a fondo cómo está establecido este sistema y comenzar a planificar su implantación en Sevilla. Así pues la capital sevillana será pionera en España en su implantación.

En Manchester con estos fondos se ha creado un centro biomédico de excelencia e investigación (Citylabs) gracias a la rehabilitación de un edificio situado en el corazón del campus hospitalario y universitario. El proyecto debía abrir en la primavera de 2014, según explica la web de esta ciudad inglesa.

Modesta Hoyuela, de Emasesa, explica que CSI Europa (Inversiones Sostenibles en Ciudades) es una red temática de Urbact II (Feder) centrada en la participación de las ciudades en los Fondos de Desarrollo Urbano (FDU), que son una manera sostenible de utilizar los fondos Estructurales. "Parte de los Fondos Feder se establecen como Instrumento Financiero y, combinando este importe con el aportado por otros inversores públicos y privados, se constituye una entidad (FDU) que ofrece préstamos para proyectos de desarrollo urbano, de manera que el montante de la subvención de Feder otorgada al Ayuntamiento puede reutilizarse indefinidamente en el desarrollo de diferentes proyectos", aclara.

Estos ocho ayuntamientos europeos están estudiando precisamente el funcionamiento de estos fondos, sus estructuras y su implementación porque "la implantación no ha sido fácil en ningún país europeo. Han surgido problemas de regulación, de gobernanza, de ayudas estatales", aclara Hoyuela. Sin embargo, la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) siguen muy interesados en este tipo de instrumento financiero e impulsa firmemente su constitución.

A finales de enero, los socios del proyecto se reunieron con el Banco Europeo en Luxemburgo. Durante dos días, la cúpula del BEI, las antenas nacionales de los Fondos Jessica, representantes del desarrollo urbano en la Comisión Europea, autoridades de gestión de fondos estructurales de los gobiernos nacionales y representantes de ciudades europeas se reunieron en Luxemburgo para preparar la futura estructura de los instrumentos financieros europeos. En la reunión, los entes locales pudieron detallar el funcionamiento de estas fuentes de financiación en sus ciudades, comunicando tanto a la Comisión Europea como al BEI las oportunidades de mejora que pueden implementarse en la futura programación, para hacer más accesibles esta posibilidad a las ciudades.

El Ayuntamiento de Manchester actúa como líder del estudio CSI Europa, cuyos objetivos son lograr la participación de las ciudades en los Fondo de Desarrollo Urbano (tipo Jessica) estudiando las estructuras y la manera en que estos instrumentos pueden ser incorporados de manera más eficaz en la planificación del futuro de la ciudad y la gobernanza. Otro objetivo es demostrar el papel que los instrumentos financieros pueden desempeñar para realizar una planificación eficaz en la gestión de las prioridades de desarrollo urbano, particularmente en el contexto de la actual crisis económica y financiera, afirma Hoyuela.

El estudio cuenta con un presupuesto de 699.922 euros de los que 49.000 euros van a Sevilla. Los socios ven claro el beneficio potencial en el uso de instrumentos financieros para el desarrollo de sus ciudades, su regeneración y el desarrollo económico. Sin embargo, hay que superar varios problemas: lograr una regulación clara de la Comisión Europea, cuestiones sobre ayudas estatales que hacen difícil aplicar los programas Jessica y afectan la competitividad de los fondos, disponibilidad limitada de la financiación y dificultad de atraer a los administradores privados de fondos e inversores.

En octubre, Sevilla acogerá una conferencia europea donde se establerán los posibiles modelos para que el resto de las ciudades puedan acceder más fácilmente a este tipo de financiación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios