Sevilla sufrirá un recorte del 15% en las patrullas policiales de forma indefinida

  • Los tres sindicatos anuncian juntos que a partir de esta semana los agentes no asumirán los servicios extraordinarios de seguridad ciudadana · Ello implica una reducción de la vigilancia los fines de semana

Comentarios 7

La ciudad de Sevilla sufrirá a partir de mañana una reducción de hasta un 15 por ciento en el número de patrullas de la Policía Nacional que realizan funciones de seguridad ciudadana, ante la negativa de los agentes a realizar servicios extraordinarios debido a las "miserables retribuciones" con la que se les compensan.

Las tres centrales sindicales con representación en la Policía Nacional (SUP, UFP y CEP) hicieron público ayer el anuncio en un comunicado conjunto, en el que denunciaron que los agentes perciben por estos turnos extraordinarios -ocho horas en un día de descanso- sólo 52 euros netos, una cantidad que lleva sin ser actualizada, ni siquiera con el IPC anual, desde el año 2001. Frente a esta cifra, los sindicatos policiales recuerdan que las policías locales reciben unos 176 euros por el mismo horario extraordinario.

La principal consecuencia que tendrá el rechazo de los agentes a prolongar las 37 horas de trabajo efectivo semanales será una reducción significativa de la presencia policial en las calles de la ciudad, sobre todo los fines de semana. Los turnos extraordinarios cubren de esta forma, con agentes que están de descanso, el déficit actual de la plantilla y las ausencias por bajas laborales o períodos vacacionales.

Las tres centrales sindicales sostienen que actualmente Sevilla necesita otra vez más de 600 policías, de acuerdo con el nuevo catálogo de puestos de trabajo, que indica que Sevilla debe contar con una dotación de 2.040 funcionarios. En la actualidad, la plantilla no alcanza los 1.500 agentes y, para paliar estas carencias, la Dirección General de la Policía ha convocado 200 plazas. Los sindicatos consideran que presumiblemente estas plazas no se cubrirán en su totalidad y "en este mismo concurso muchos policías dejarán Sevilla para ser trasladados a otras plantillas con menor carestía de vida, sobre todo, por el precio de la vivienda".

La reducción del número de patrullas tendrá una incidencia directa en la ciudadanía y acarreará un retraso considerable en la respuesta a los avisos policiales, debido a que con menos agentes y vehículos se tendrá que prestar atención a toda la ciudad.

Si no se alcanza un acuerdo con el Ministerio del Interior, la situación amenaza con volverse más conflictiva aún, coincidiendo con las fiestas de Semana Santa y Feria y las elecciones autonómicas y generales del próximo 9 de marzo. En todos estos eventos, la realización de los servicios policiales extraordinarios resulta imprescindible y, aunque se intente "forzar" a los agentes a llevar a cabo estos servicios voluntarios, algo que volverá a encontrar el rechazo de los sindicatos, la situación lejos de mejorar, empeoraría, porque esos servicios si no se aumenta la remuneración tendrían que compensarse con días libres, lo que volvería a generar nuevos problemas para cumplimentar los turnos.

El momento elegido para llevar a cabo la reivindicación coincide con un período en el que, según los sindicatos, se está observando un "repunte de la criminalidad por la falta de suficientes efectivos policiales". La nota conjunta emitida por los representantes de los agentes denuncia en este sentido que las estadísticas sobre la criminalidad se confeccionan "bajo directrices concretas para impedir que reflejen la realidad criminalística de las ciudadanos, por lo que los datos que se aportan a los medios de comunicación no son creíbles".

Los sindicatos auguran una "gran respuesta" de los policías a la negativa a realizar los turnos extraordinarios, una reivindicación que, según aseguran, ha partido de los propios agentes, que no están dispuestos a sacrificar su descanso por una compensación tan ridícula. Aunque en Sevilla, el rechazo a estos servicios se inicia mañana hay otras ciudades, como San Juan de Aznalfarache, donde se iniciaron la pasada semana, o incluso en Granada, donde no se hacen turnos extra desde hace aproximadamente un mes.

Los agentes mantendrán su negativa a hacer los turnos extra de forma indefinida, mientras que no haya una mejora de la retribución económica. "El Ministerio del Interior se equivoca si pretende utilizar a los policías como mano de obra barata", concluye la nota de los sindicatos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios