Urbanismo solicita al antiguo horno de la Avenida que legalice las obras

  • El expediente se abre por los cambios en el escaparate principal del local y la instalación de rótulos

Vista exterior del establecimiento ubicado en la Avenida de la Constitución Vista exterior del establecimiento ubicado en la Avenida de la Constitución

Vista exterior del establecimiento ubicado en la Avenida de la Constitución / José Ángel García

Urbanismo ha solicitado a los dueños del establecimiento abierto hace menos de tres meses en el antiguo horno de San Buenaventura de la Avenida que legalicen las obras realizadas sin licencia antes de la apertura. En el expediente iniciado por los técnicos de la Gerencia se detalla que la reforma menor que se hizo en el local de 200 metros cuadrados no contaba con los permisos necesarios para el cambio del escaparate situado en la puerta principal, la apertura de varios huecos en la puerta de paso de la planta primera de la cafetería y la colocación de revestimientos. Además, la empresa La Canasta tampoco incluyó en la declaración responsable presentada en la sede de Urbanismo la documentación imprescindible para instalar una publicidad compuesta por siete rótulos adosados en la planta baja, realizados con letras sueltas sobre un fondo de panel que se encuentra colocado en los escaparates. Hay que sumar dos paneles de cerámica en la esquina del edificio y un vinilo en el escaparate acristalado.

Esta cadena de cafeterías se hizo hace unos meses con el inmueble que ocupaba hasta 2016 la firma sevillana. Este nuevo negocio en la esquina con García de Vinuesa continúa la línea tradicional de su antecesor. Se trata de la primera vez que este grupo cruza las fronteras de Málaga para abrir un establecimiento. La Canasta está especializada en panadería, cafetería, repostería y también oferta en algunos de sus establecimientos el servicio de restauración. Se trata, en todo caso, de un negocio hostelero que retoma la línea tradicional de los cafés clásicos, alejados del estilo de las multinacionales que operan a través de franquicias.

El edificio ocupado es uno de los más privilegiados de Sevilla. Se ubica en una parcela de 950 metros cuadrados, cuya superficie construida se incrementa a 2.000. Los estudios que los expertos han realizado sobre la zona indican que el 90% de los visitantes de la ciudad han pasado en algún momento por este tramo de una de las vías, cuya revalorización se disparó tras ser peatonalizada. Esa privilegiada ubicación provoca que el local se encuentre muy cotizado por el sector de la hostelería. No le han faltado importantes pretendientes desde que fuera abandonado por San Buenaventura. La mejor de las cinco ofertas que habían apostado por él procedía de la multinacional de pollo frito KFC Corporation. También se habían interesado por arrendar el local el Grupo VIPS y McDonald's.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios