Un arquitecto de tradición familiar

  • Director de la Escuela Superior de Arquitectura de SevillaManifiesta la necesidad de mejorar y ampliar las instalaciones de una escuela que acoge a 4.000 alumnos y 400 docentes. La Escuela está inmersa en nuevos proyectos que acentúan las necesidades espaciales de los alumnos. Y se habla de la antigua fábrica de Altadis en Los Remedios.

La primera vez que estuvo en un estudio de arquitectura ni siquiera había empezado su etapa en el instituto. "Yo estaba sentenciado a ser arquitecto", así de tajante se muestra para explicar que lo suyo por la arquitectura era algo de familia. Su padre, arquitecto de profesión, les inculcó a él y a uno de sus cinco hermanos el amor por el diseño. Los conocimientos adquiridos en el estudio de su padre le sirvieron para terminar la carrera de una forma brillante. "Cuando llegué a la escuela, gran parte de las cosas ya las sabía, la carrera me fue muy bien, fui el primero de mi promoción". Gracias a su expediente le dieron una beca de investigación y años más tarde pasó a ser jefe de estudios de la Escuela durante cuatro años. El pasado 20 de mayo tomó posesión de su cargo de director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Sevilla. Es el encargado de coordinar y supervisar muchos proyectos, "tengo mucha responsabilidad y tareas de mucho interés social". Recalca la importancia de los arquitectos en la sociedad, "el futuro y el presente de la arquitectura depende de lo que aquí se hace". La crisis económica afecta a los arquitectos de manera especial, "a los estudiantes cada vez les cuesta más encontrar prácticas, además la competencia es muy dura". Sin embargo, este pequeño bache no ha mermado el ánimo de los futuros arquitectos, "no hemos notado que haya bajado la demanda de plazas, algunos incluso se quedan sin ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios