Un asesinato de la generación 2.0

  • Como la mayoría de las chicas de su edad, Marta del Castillo utilizaba las redes sociales de internet para comunicarse con sus amigos · En Tuenti se relacionaba también con su asesino

Comentarios 27

"Dejó de ser un juego cuando me dijiste te quiero". Con esta frase y un montaje de varias fotografías de una adolescente coqueta, se presentaba Marta del Castillo en el portal Tuenti. Quizás la escribió pensando en Miguel Carcaño, asesino confeso de la joven sevillana y su novio entre Semana Santa y Feria del año pasado.

Esta red social, muy popular entre los internautas adolescentes, se convirtió en el diario personal de Marta desde el 15 de marzo de 2008, fecha en la que se registró por primera vez, hasta el 24 de enero a las 14:36 cuando dejó un comentario en una fotografía que había colgado su amiga Alejandra.

Hasta esa fecha, las entradas de Marta en su página eran diarias y utilizaba esta red social para relacionarse con sus amigos, entre ellos, su asesino. El 2 de mayo de 2008 Marta subió a su perfil una imagen del joven que etiquetó con una frase cariñosa que reflejaba el enamoramiento de la chica. Durante los días sucesivos, subió a su perfil varias imágenes más del joven. También aparece con varios amigos comunes en casas o en zonas públicas.

Como la mayoría de las chicas de su edad, Marta representaba el perfil de la generación 2.0, es decir, un usuario de las nuevas tecnologías que, a través de internet, genera y administra información, además de vínculos sociales. En su caso, hablaba en estos foros de chicos, fiestas, planes y fotografías en un lenguaje abreviado y directo propio de los mensajes de textos, un lenguaje y una intimidad que escapaba al conocimiento de los padres. Antonio del Castillo reconoció que ignoraba que su hija formara parte de una red social de estas características y que la castigaban sin ordenador y sin móvil cuando lo consideraban pertinente. Del mismo modo, Antonio se hubiera sorprendido al conocer que Marta mantenía contacto frecuente y cariñoso a través de Tuenti con Miguel después de haber roto la relación con el joven por consejo de sus padres, que le insistían en que "no le convenía".

Este mundo que le era ajeno a sus progenitores se ha convertido, durante los días en los que se aferraban a la esperanza, en un valioso apoyo para la familia. Tuenti se ha revelado como una poderosa herramienta que ha generado una ola de solidariad sin precedentes entre los internautas de toda España. También, Facebook, otra de las redes sociales más populares, ha puesto en marcha varios eventos y perfiles de apoyo a los familiares además de concentraciones de repulsa a un crimen del que aún se están investigando los detalles.

La idea surgió de Alba Roldán, una amiga de Marta, que decidió recurrir a Tuenti para crear el evento Desaparecida Marta del Castillo. Este portal se ha convertido en el registro digital de la crónica de una desaparición con un trágico final del que han participado más de 800.000 usuarios hasta el pasado sábado, a los que se suman todos los posibles, e incalculables, invitados de esta red a partir de una primera invitación.

No ha sido la única iniciativa. En esta misma red, hasta ayer se crearon hasta 15 perfiles diferentes relacionados con Marta: Ávila con Del Castillo, Ceuta con Marta del Castillo, Marta del Castillo te queremos y Todos somos Marta del Castillo Casanueva. La repercusión en internet ha sido enorme: si se teclea el nombre de la chica aparecen en el buscador Google hasta 2.470.000 referencias, de ellas 90.800 referencias pertenecen a blogs personales, 4.400 a grupos en los que se interrelacionan varios internautas y más de 400.000 fotografías de la joven.

Sólo en Tuenti, Marta del Castillo tiene etiquetadas mil imágenes. Decenas de ellas proceden de su teléfono móvil y su cámara digital que subió desde el ordenador de su casa. A todas ellas, se suman las que sus conocidos han enviado en las últimas tres semanas para difundir su imagen a través de carteles con el número de la Policía y los fotomontajes en los que sus amigos pedían que volviera a casa.

La esperanza era la palabra común en muchos de estos comentarios de internet, un llamamiento que se ha traducido en un fenómeno social sin precedentes en un caso de la desaparición de un menor. "Si cada uno imprimimos y pegamos su foto, Marta aparecerá", escribía una compañera del colegio San Juan Bosco en el perfil de la joven. Otros comentarios rogaban no perder la esperanza a pesar de que, con el paso de los días, el desánimo cundía entre familiares y amigos. Y, desde el principio, en la red también se apuntó a Miguel Carcaño, ex novio de la chica, como principal sospechoso. Desde el día 26 de enero, hay comentarios de conocidos de Marta que se sorprendían de que Miguel no estuviera más involucrado en las concentraciones y tareas de búsqueda que, también desde Tuenti, se estaban poniendo en marcha. Incluso en algunas entradas se apunta que el joven podría tener antecedentes penales y que estaba refugiado en casa de su última novia para huir de la presión mediática. Datos que a la postre se han confirmado.

Miguel Carcaño no es ajeno a la red. En Tuenti tiene dos perfiles: el que él se creó lo presenta con una fotografía realizada en un baño con pose de galán y mirada fija a la cámara. En el segundo, aparece su foto, de la que han recortado la imagen de Marta con gafas de sol que han difundido los medios con la leyenda "En la cárcel". Miguel cuenta con numerosas fotos en este portal rodeado de chicas que, a la vez, halagan su atractivo físico.

Ahora, sólo hay cabida para la indignación y la rabia en Tuenti: frases del tipo "Asesino";"De ti no me lo esperaba" y "Pobre Marta, cuando te conoció" son sólo las expresiones reproducibles. Hasta el sábado, Samuel Benítez, cómplice del asesino, también tenía su perfil en esta red. Aparecía en una fotografía con su novia. Alguien se ha encargado de retirar la foto de Samuel que, junto con Miguel, permanece bajo custodia policial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios