Un balcón cede en Tetuán media hora antes de la apertura comercial

  • Dos transeúntes pasaban por debajo cuando cayeron los primeros cascotes del cuarto piso, que quedaron en la balconada

La desgracia pasó ayer de largo por Tetuán, afortunadamente. Media hora antes del horario de apertura de las tiendas del centro de la capital, la caída de un gran cascote desde un cuarto piso justo a mitad de la principal vía comercial de Sevilla puso en sobreaviso a los empleados de los establecimientos que a esa hora acudían a preparar la jornada o bien a desayunar. Como la dependienta de la corbatería italiana Lester, en la calle Muñoz Olivé, que pasaba frente al número 3 de Tetuán a las 9:25 cuando sintió un ruido sordo y seco de caída de cascotes. Según su relato, dos personas pasaban en ese momento bajo la balconada del edificio cuando acontecieron los primeros desprendimientos, con la suerte de que un gran cascote de cemento y hormigón con una longitud cercana al medio metro cayó justo en el balcón del primer piso, lo que evitó una tragedia.

Fueron los transeúntes -la mayoría de ellos personal de los comercios de la zona- quienes alertaron al resto de viandantes y a una brigada de limpieza de Lipasam cercana al lugar, cuyos operarios pusieron sus útiles en la calzada para impedir el paso en la zona hasta la llegada de la Policía y los Bomberos. Hasta la calle llegaron pequeños fragmentos de material de construcción cuando cedió todo el voladizo del balcón, que quedó suspendido por dos tiras de hierro oxidado alineado con la fachada del bloque. Algo más de dos horas estuvo cortado al tránsito peatonal el tramo de Tetuán comprendido entre Rioja y Muñoz Olivé debido a las tareas de retirada del voladizo por parte de los bomberos, quienes procedieron a revisar y analizar todos los balcones del edificio.

Hasta el lugar se desplazaron varios vehículos de Bomberos con escala para retirar los restos de la cornisa del cuarto piso a base de martillazos, quedando la calle reabierta al público poco antes de mediodía. Se da la circunstancia de que la dueña de la vivienda afectada ni siquiera se había percatado de lo sucedido, puesto que fue alertada por los comerciantes desde el exterior.

Según fuentes de la Gerencia de Urbanismo, la comunidad del bloque presentó en abril de 2003 la solicitud de inspección técnica de edificios (ITE) en plazos, y el informe técnico avaló que la construcción reunía las condiciones de seguridad, salubridad y ornato. Hasta 2014 no tenía que volver a pasar la inspección. De cualquier modo, los Bomberos suelen revisar esa zona cada año antes de Semana Santa por ser paso de cofradías. Urbanismo recibirá hoy el parte de los Bomberos del incidente para decretar la reparación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios