La brecha digital en las Tres Mil

  • Familias de este barrio tienen problemas para que las operadoras instalen la conexión a internet en sus casas, al estar calificada la zona como de "alto riesgo"

Comentarios 30

La brecha digital no sólo la marca la edad, sino también los barrios. Nacer en zonas como las Tres Mil puede ser un obstáculo en el manejo de las nuevas tecnologías de la información, una marginación de la que son muy conscientes las generaciones más jovenes que viven en este enclave, que ya han alertado de las consecuencias que puede acarrear el hecho de permanecer al margen de la comunidad digital, principalmente para aquéllos que quieran huir de la exclusión social.

La familia de Víctor Asencio, un joven que vive en la barriada de Murillo, ha sido testigo de esta "discriminación" tras haber contratado un servicio de ADSL (banda ancha para conectarse a internet) del que no puede disfrutar por vivir en una zona declarada de "alto riesgo". Asencio explica que hace varias semanas solicitó al operador Orange el alta en este servicio, para lo que le asignaron un número de teléfono para llamadas junto con una clave con la que acceder al área de clientes de esta compañía. A los pocos días le llegó a su casa el router por mensajería. Cuando se suponía que todo estaba preparado para hacer uso del ADSL comprobó que no podía entrar en el área de clientes solicitada por "no estar autorizado". A partir de entonces empieza un "recorrido telefónico" por dos empresas del sector sin que ninguna le aporte una solución concreta.

El primer operador con el que se pone en contacto es con Orange, con el que había formalizado el contrato. Una teleoperadora de la compañía le informa de que su acceso está denegado por una incidencia con Movistar, empresa filial de Telefónica y subcontratada por Orange para instalar el PTR (punto de terminación de red). El motivo de que no se haya llevado a cabo esta operación es -siempre según Orange- el siguiente: "Imposibilidad de instalación en domicilio por ser zona calificada de alto riesgo". Asencio se queda bastante sorprendido de la respuesta, ya que hasta entonces no había recibido ningún aviso de Orange ni de Movistar para informarle de la incidencia.

Esta respuesta causó una gran indignación en esta familia, que se puso en contacto con la secretaria de Estado de Telecomunicaciones para conocer las posibilidades que tenía de reclamar. La respuesta fue tajante: el caso se podría llevar a una junta arbitral, para lo que necesitaría contratar abogados, con el consiguiente coste que su familia no podría asumir, ya que la mayoría de sus miembros se encuentran en paro. La única indicación que reciben es la de que "Telefónica está obligada, por ley, como operador dominante, a instalar línea de teléfono con acceso funcional a internet, a cualquiera que lo solicite. Es la única operadora obligada por ley a suministrar línea de telefonía fija, considerado un servicio universal obligatorio".

Desde entonces esta familia de las Tres Mil no ha recibido ninguna noticia más. Se sienten "marginados digitalmente", una exclusión que les impide la inserción laboral al no poder contactar con las empresas de trabajo que operan en la red y que priva al menor de los hermanos de utilizar esta herramienta en sus estudios. Este caso no es el único que ha ocurrido en el último año en esta barriada. Carlos Jesús Vilches es vecino de Asencio. Hace unos meses contrató también una línea de ADSL con Jazztel. El resultado fue el mismo: Movistar se negaba a instalar la conexión por ser zona de riesgo. Según Vilches, quien se puso en contacto con la empresa de Telefónica, si el contratato lo realizaban directamente con Movistar le aseguraban la conexión, "ya que los técnicos se trasladarían acompañados por unos guardias de seguridad privados".

Este periódico se puso en contacto ayer con Movistar para constatar la veracidad de los hechos. Fuentes de la compañía aseguraron en todo momento que Telefónica "no tiene calificada ninguna zona como de alto riesgo" y que la mayoría de los clientes con acceso a internet en este barrio tienen contrato con Movistar. La empresa, en este sentido, invitó a todos los vecinos que hayan tenido un problema similar a contratar directamente con Telefónica para que comprobaran "cómo no tenemos ningún problema en llevar el servicio hasta las Tres Mil".

La operadora Orange, por su parte, repitió las mismas palabras que transmitió a la familia de Asencio. "No hemos podido completar la conexión por un problema con Telefónica, a la que ya le hemos reclamado. Es una cuestión puramente técnica porque nosotros hemos cumplido con llevar el router a casa", señalaban fuentes de esta empresa.

Para la familia de Asencio el "cruce de acusaciones" demuestra que ninguna de las operadoras "quiere asumir su responsabilidad, lo que empeora el problema", una situación que agranda la brecha digital en las Tres Mil.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios