Casi 4.000 causas pendientes por la crisis y la complejidad de los asuntos

La crisis económica y la complejidad de los asuntos que llegan a la Audiencia de Sevilla han disparado hasta casi 4.000 los casos pendientes de resolver y están llevando a una situación límite a los magistrados dada la sobrecarga de trabajo. El presidente de la Audiencia de Sevilla, Damián Álvarez, explicó ayer, durante la presentación de la memoria anual correspondiente a 2012, que el volumen de asuntos pendientes de resolver en las ocho secciones de la Audiencia asciende a 3.768, lo que representa 1.148 más que en el año 2011. El volumen de asuntos pendientes en la jurisdicción Penal es de 1.918 (601 más que en 2011) y de 1.850 en la Civil (457 más que en 2011).

El incremento de la pendencia tiene su explicación en el aumento a su vez del volumen de asuntos que llegan a la Audiencia de Sevilla que, en cifras globales, ingresó el pasado año 10.943 asuntos (6.799 penales y 4.144 civiles), lo que supone 1.062 casos más que en 2011, con una tasa de crecimiento del 9,70%.

El presidente de la Audiencia mostró su "preocupación" por este aumento del número de litigios y apuntó que "va a llegar un momento en que los jueces no van a poder dar más de sí", por cuanto siguen sin ampliarse las plazas de magistrados para la Audiencia. Damián Álvarez hizo hincapié en que la crisis económica no es la única causa de que la Audiencia ingrese más asuntos, dado que los jueces están "notando que los asuntos cada vez son más complejos o se complican porque hay más intereses en juego".

El incremento de asuntos es más acuciado si se compara con las cifras de hace una década, puesto que se ha pasado de 3.546 asuntos civiles en el año 2003 a los 4.144 de 2012, mientras que en la jurisdicción penal se ha pasado de 4.351 en 2003 a los 6.799 del año pasado, y en 2012 sólo se ha producido el refuerzo de los magistrados de la Audiencia de Sevilla con la llegada de tres jueces en comisión de servicio.

El presidente de la Audiencia confió en que, a lo largo de este año y debido al "efecto disuasorio" de las tasas judiciales y a la desaparición de los recursos de apelación en los juicios verbales -cuya cuantía es inferior a 3.000 euros-, cambie la tendencia y comience a bajar el número de asuntos ingresados y el volumen de asuntos pendientes de resolver. Damián Álvarez, que realizó un recorrido por las necesidades judiciales de la capital y la provincia, señaló que "la capital necesita jueces y en los pueblos hacen falta funcionarios", y apostó por que los procuradores intervengan en la ejecuciones civiles, siguiendo el modelo francés, para tratar de salvaguardar el futuro de estos profesionales de la Justicia y contribuir a aliviar la situación.

Damián Álvarez señaló que los 27 funcionarios que hay para posibles refuerzos en Sevilla es una cifra absolutamente insuficiente. El magistrado incluye en su informe una serie de peticiones de creación de nuevos órganos judiciales, que el propio Damián Álvarez tildó de "carta a los Reyes Magos", al considerar que constituye un deseo más que una realidad ante la situación de crisis y de austeridad presupuestaria. Álvarez puso como ejemplo que la Junta ha rechazado -por considerar que el presupuesto es muy elevado- mover dos tabiques de los despachos de dos secretarios con la finalidad de ampliar en un metro el despacho donde están los jueces, que albergan entre tres y cuatro magistrados.

El presidente de la Audiencia pide la creación de la Sección Novena, especializada en materia penal, o de modo subsidiario que se cree la quinta plaza de magistrado para cada una de las cuatro actuales secciones penales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios